Cronica desde TindufFeatured

Ginebra: La violencia y los violentos

Lo unico que le queda al Polisario

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

 Como era de esperar la banda del Polisario ha recogido a todos los maleantes de estos tristes campamentos y de fuera de ellos para tratar de ensombrecer la mesa redonda sobre el Sahara propuesta por la ONU en Ginebra y en la que se insta y se vuelve a instar al principal concernido (mentor) argelino a olvidar de su marimorena y acuda a Ginebra.

Los maleantes del Agreden a todos los que estaban en los campamentos y los abandonaron tras descubrir la realidad. Las instrucciones de Argel son claras: evitar que el mundo des cubra a los verdaderos representes de los saharauis.

El organismo mundial toma nota y desde la sede de Naciones Unidas en Nueva York se pregunta por qué se llama aun a la banda del Polisario, siendo una milicia sin fe ni derecho.

Los auténticos representantes de los saharauis acudirán a Ginebra con su habitual desprecio al Polisario y sus maleantes, no prestando atención más que a lo que van a decir al mundo en esta mesa redonda.

ONU, el anfitrión suizo y los observadores internacionales presentes en el lugar de las agresiones son testigos de que la violencia no se compagina con el dialogo.

El Polisario y sus pasaportes argelinos, se han despreciado antes incluso de comenzar la mesa redonda.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close