Gracias a una estrecha colaboración entre los servicios de inteligencia del Perú y Marruecos Cae en Lima el arousano ‘Lemiña’, uno de los narcos más poderosos para la agencia Interpol

0
 El alijo de 2.575 kilos de cocaína que, según Marruecos, organizó el ahora detenido y una imagen del joven vilagarciano (dcha.). BCIJ MAROC

Los servicios de la agencia Interpol detuvieron en Lima (Perú) a Víctor M.L.C., alias Lemiña, un joven de Vilagarcía de Arousa a quien consideran « uno de los narcos más poderosos del mundo », con capacidad como para mover sustancias estupefacientes en países tan distantes como Marruecos, Holanda, Italia, España y Estados Unidos.

Las autoridades sudamericanas, que sospechan que su estancia en el país andino no tenía otro objetivo más que organizar nuevos transportes internacionales de droga, realizaron el arresto al amparo de una orden de búsqueda y captura internacional solicitada por el Tribunal de Primera Instancia de Tánger (Marruecos). La investigación, liderada por el Bureau Central d’Investigation Judiciaire (BCIJ) del país magrebí, partió de unas pesquisas dirigidas desde Pontevedra por la unidad Greco, cuyos especialistas antidroga tenían constancia de las intenciones de varios individuos afincados en O Salnés de introducir mediante planeadoras un gran alijo de cocaína.
La droga fue incautada ante las costas de Dakhla (Marruecos). Según pensaban los agentes españoles, el citado Lemiña, ahora detenido, y un segundo vecino de la provincia de Pontevedra habían sido reclutados por Julio César B., jefe de un gran cártel colombiano en España.
Sin embargo, tras las 18 detenciones efectuadas por los agentes marroquíes y los posteriores interrogatorios (que se completaron con otras seis en territorio español), todos ellos situaron al joven vilagarciano de 36 años en la cúspide de la red criminal cuyo objetivo era el de colar más de 2,5 toneladas de polvo blanco en Europa, vía África y Galicia.
A pesar de que la participación de Víctor M.L.C. y de su cómplice en los hechos (al menos en parte) había quedado acreditada desde el primer momento (merced a las conversaciones que habían mantenido con el potentado colombiano), la Audiencia Nacional denegó la extradición de ambos que, ya desde un primer momento, habían solicitado las autoridades marroquíes. El Greco Galicia le puso a disposición del tribunal con sede en Madrid, que se negó a entregar a ambos ciudadanos por un motivo claro: el Código Penal en el país norteafricano es mucho más severo que el español en lo que se refiere a delitos de tráfico de sustancias estupefacientes, por lo que quiso evitar una posible condena desproporcionada.
LA DETENCIÓN. Las autoridades peruanas indican que el arresto de Lemiña, que, como se ha dicho, fue efectuado por agentes de Interpol, se produjo tras una laboriosa investigación que incluyó el rastreo del vilagarciano a su paso por Brasil hasta su llegada a Lima. Los policías le interceptaron en un hotel del barrio de Miraflores, en la capital andina.
Fuentes de Interpol señalaron que, para su tránsito entre países, el narcotraficante de Vilagarcía, que tiene a sus espaldas al menos una sentencia firme de la Audiencia de Pontevedra tras la operación Gaviota, contó con el apoyo de individuos mexicanos, « con los que tendría tratos para la distribución de drogas en distintas partes del mundo ».
Las autoridades sudamericanas le bautizaron como El barón de la droga de Marruecos, un apelativo que no desmiente la Brigada Central de Estupefacientes. « Movía mucha droga en Portugal y en Marruecos. Tenía a un grupo de unas 20 personas a sus órdenes », señalan especialistas en la materia.
EXTRADICIÓN. Las autoridades judiciales peruanas tienen ahora la patata caliente a la hora de conceder o no la extradición del narcotraficante.
Para ello resultarán esenciales las pruebas que aporten los agentes del BCIJ marroquí, que le sitúan en la cúspide de una gran organización internacional.
El abordaje de la embarcación que transportaba el alijo fue difícil e incluso se produjeron incidentes diplomáticos entre España y Marruecos por cuestiones de jurisdicción que fi nalmente no llegaron a mayores.
Investigado. Un presunto narco de la ‘nueva ola’
Con antecedentes penales y policiales relacionados con el tráfico de estupefacientes, Lemiña está considerado uno de los narcotrafi cantes de la nueva ola que, siguiendo los pasos de los históricos, dispone de una importante cartera de negocio en la actualidad.

Víctor M.L.C. regenta varios establecimientos de hostelería en Vilagarcía de Arousa y, además de su implicación en la mencionada operación Gaviota (se le consideró uno de los suministradores de cocaína de una gran red que surtía a clientes de Pontevedra y alrededores), fue investigado en Portugal por su implicación en un gran alijo de hachís. En los últimos tiempos, las agencias antidroga internacionales le seguían por su estrecha relación con un conocido narco magrebí con el que estaría cerrando tratos para introducir grandes alijos de cocaína oculta en embarcaciones de recreo.

Respecto al alijo por el que fue detenido, las autoridades de Marruecos señalan que no solo era de cocaína, sino también de chira, una droga similar al hachís que se fuma en la actualidad.

Fuente: Diario de Pintevedra ( y cortesia de Noticias@Marruecos)