GRACIAS AMLO Juan Carlos Moraga Duque

0
En el mes de Octubre se me hizo llegar una invitación para concurrir a la transmisión del mando presidencial en México donde asume Andrés Manuel López Obrador, a quien tuve el agrado de conocer hace 14 años en una cena a la que me invito el ex senador Erich Schnake, tiempo en que AMLO era del PRI y como tal descalificado por la izquierda tradicional del continente.

La misma izquierda que hoy le rinde honores, tal como hace con Chávez que, cuando visitó Chile después de un frustrado golpe de estado, es descalificado por el PC como “golpista y social fascista”.
Los tiempos cambian pero, al parecer, AMLO no. Amigos comunes de la fundación Ebert me dicen que López Obrador no oculta y mantiene su admiración por el presidente Allende, sobre el cual se conversó en la cena mencionada, a la que fui invitado porque, como dijo Schnake, la gente de izquierda no quiso recibirlo. Eso creo una relación que explica esta extraña invitación, que agradezco profundamente, pero a la cual no concurriré porque, al igual que el nuevo presidente de México, yo no cambio y, aunque a veces acepto estar junto a quienes no me gustan, me produce un profundo malestar y daño a la salud aparecer tan revueltos con quienes han hecho de la inconsecuencia y el abuso una norma de vida.