CrónicasFeaturedFin de TrayectoSociedad

Guardería de Tánger: Un cálido refugio para los desamparados

Solidaridad

 

Tànger/ MAP

   En su nueva sede ubicada en el distrito de Boubaneh al pie de la gran montaña de Tánger, la gran “Guardería de Tánger” recibe a un grupo de bebés y niños pequeños que han pasado por duras condiciones de vida y sus padres los abandonaron en los primeros momentos después de su nacimiento.

   Es una asociación que intenta compensar la ternura de la madre que perdió un grupo de niños abandonados, al encontrarse indefensos ante la dureza de la vida, sin protección ni apoyo, ya que llegó a llenar un vacío en el cuidado de este grupo de niños, en una sociedad aún regida por estrictas tradiciones y costumbres.

   “La Asociación de Guardería para Bebés y Niños Abandonados de Tánger”, que celebra su 33 aniversario este miércoles (18 de noviembre de 1987) y obtuvo el estatus de beneficio público en 2015, tiene como objetivo abrazar, albergar y preservar la dignidad de los recién nacidos y niños abandonados, que están destinados a nacer sin una identidad biológica.

  Este noble objetivo -afirma Khadija Bouabidi, presidenta de la Guardería de Bebés y Niños Abandonados de Tánger « busca lograr la justicia social para contribuir a paliar la tragedia de los bebés abandonados, víctimas de relaciones ilegales o como consecuencia de crisis parentales que les impiden cuidar a sus hijos ».

   Esta mujer, que se dedicó al servicio de los niños abandonados, trabajó, junto a varias mujeres pioneras en Tánger, para cumplir el sueño de tener un lugar digno de niños esperando la misericordia del cielo para enfrentar la dureza de la tierra, y esperando nuestro abrazo para calentarlos si enfriaban y manos para alimentarlos si tenían hambre.

  « El centro, con sus especificaciones actuales, fue un sueño para la asociación, un sueño cumplido gracias a la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano INDH  y todos los socios para movilizar la base inmobiliaria, la construcción y el equipamiento », dijo Khadija Bouabidi.

  El 5 de diciembre de 2018, el sueño se hizo realidad con la inauguración de la nueva sede de la asociación que se implementó en el marco de la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano, con una dotación financiera total de 13 millones de dírhams, a la que el fondo de la iniciativa aportó 3 millones de dírhams, la Asociación de guardería de Tánger con 3 millones de dírhams, además del Ministerio de Desarrollo Social, Familia y Solidaridad (2 millones de dírhams), el consejo de la región de Tánger-Tetuán-Al Hoceima (3 millones de dírhams), la comunidad de Tánger (1 millón de dírhams) y la Agencia para la Promoción y Desarrollo de las Provincias del Norte (1 millón de dírhams).

  El apoyo de la Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano no se limitó a construir y equipar, sino que también incluyó la adquisición de un vehículo para el transporte de niños con una cobertura financiera de 400 mil dírhams, y el aporte al presupuesto corriente de 550 mil dírhams durante el año 2020, especialmente a la luz del descenso de las donaciones ante la crisis provocada por la pandemia del Coronavirus.

   Actualmente el centro recibe a 92 niños y niñas, entre ellos más de 34 bebés que fueron abandonados en sus primeras semanas de vida, y otros de paternidad conocida en situación difícil traídos al centro a la espera de culminar los trámites de apadrinamiento que realiza el Ministerio Público, además de 22 infantes y niños con necesidades especiales.

  El centro brinda servicios de alto nivel, ya sean de vivienda, apadrinamiento, medicina y entretenimiento, ya que la dirección del centro insiste en brindar las mejores condiciones de vida y los mejores productos y servicios para estos niños con la esperanza de que este cuidado especial compense la ternura perdida de las personas cuyos corazones se han vuelto como una piedra, o más severos.

   Khadija Bouabidi resume el nivel de los servicios diciendo: “Soy mis hijos esparcidos” (mis hijos son mimados), y agrega que estamos ansiosos por conseguir el mejor lugar para hospedarlos, la comida más deliciosa y la mejor atención por parte de las niñeras y del personal de la guardería Tánger.

El centro incluye salones para niños, salones para las  niñeras y dos salones para los recién nacidos, e incluye un restaurante, una cocina para preparar biberones, un salón para la doma médica para niños con necesidades especiales, una sala de enfermería, 3 baños, una biblioteca, una sala de juegos, un área de juegos y entretenimiento.

   La guardería de Tánger, y a lo largo de los años de su labor en el cuidado de los niños abandonados, encontró dificultades para conseguir un padrino para los niños con discapacidad, lo que hizo que el centro siguiera brindando atención integral a los niños que recibió hace años en la edad de las flores y hoy son hombres jóvenes.

   Esta situación llevó a la dirección de la guardería a plantearse un nuevo sueño y pensar en adoptar un nuevo proyecto para construir un albergue y atención a los niños con discapacidad de entre los niños apadrinados por la “Guardería de Tánger”, ante la ausencia de cualquier organización o asociación que se ocupe de esta categoría de niños en la ciudad del Estrecho.

  La señora Khadija Bouabidi concluyó que “este nuevo proyecto es un nuevo sueño, un sueño que se puede cumplir gracias a las buenas intenciones de las instituciones oficiales y filántropos, con el fin de tomar en manos de estos niños con necesidades especiales que son abandonados para enfrentar la vida”.

Traducción: Mokhtar Gharbi

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page