Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Guergarat: El Polisario (Argelia): amenaza a la paz y estabilidad regionales

Fin de la recreación

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Fin de recreación. En donde está, el Polisario y un puñado de sus dirigentes, entre ellos l “presidente” argelinizado Brahim Ghali, creen que no queda gran cosa a perder”.

Cierto. El Polisario nació muerto. Se ha tolerado hasta convertirse hoy en una seria amenaza contra la paz y la estabilidad regionales. Fuera de ley, como es y había sido siempre, se nutre de la incertidumbre, la indecisión y de la desmesurada paciencia de otros.

De tal modo que, desde ahora, el Polisario ha dejado de ser interlocutor. Es y debe ser considerado como tal, una milicia al servicio de los intereses hegemónicos de Argelia y no puede desmarcarse de las pautas proyectadas por el mentor argelino en sus miras expansionistas en la región.

Pero la paciencia tiene límites. La ONU es testigo. Sus resoluciones una prueba en mano y toda acción para restablecer la legalidad internacional en zonas de amortiguamiento no puede ser más que legitima defensa. Un acto acorde y conforme al derecho internacional, garante de la circulación de personas y bienes y de la ausencia der actos de vandalismo y de piratería donde el organismo mundial ha fijado como zona de amortiguamiento.

El Polisario y tras de él su amo y creador argelino buscaban la escalada. La han encontrado y con toda la seguridad del mundo de nuevo el tiro les saldrá por la culata.

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page