América LatinaBuenas noches MarruecosCrónicasFeatured

HA MUERTO RAFAEL PIZARRO, DESTACADO PROFESOR, EX AMIGO DEL POLISARIO Y ADVERSARIO LEAL.                                                              Juan C. Moraga D.

Necrologia

 

En las últimas horas del año 2020 ha dejado este mundo el profesor Rafael Pizarro, respetado en el ámbito académico, conocido por la firmeza de sus ideas y también valorado por su coraje para reconocer errores y equivocaciones, en cuyo contexto y no pocas veces, tuvimos desencuentros, en cuyo trayecto se fue forjando una amistad y respeto que se mantuvo hasta el último de sus días.

Cuando asumimos el compromiso de condenar el atropello a los derechos humanos sabíamos que esto también significaría recibir ataques de quienes, por conveniencia política o económica, justifican estas violaciones, como es el caso del frente polisario al cual Pizarro, entonces, defendía con pasión. En ese camino aprendimos a distinguir a quienes, honradamente, creyeron en este grupo como un movimiento de liberación y los mercenarios que, después de su fundación en los años setenta y con el evidente apoyo de Argelia, toman el control de su directiva. 40 años después vemos como han sido los propios miembros fundadores de esta organización quienes denuncian los oscuros intereses que representa la cúpula del grupo y los crímenes cometidos  en contra de sus propios camaradas, como se encuentra acreditado en tribunales y organizaciones defensoras de los derechos humanos, cuestión que observaba Rafael Pizarro, además de informarse sobre crímenes de lesa humanidad y el escandaloso robo de ayuda humanitaria, cuestión que, después de una severa autocritica, lo motiva a   denunciar el engaño, lo que ocurre en forma paralela al surgimiento del Movimiento Saharaui por la paz, iniciativa que impulsan más de “100 cuadros políticos y militares del frente Polisario” que se alzan contra la corrupción y abusos cometidos por la directiva para buscar una solución realista, digna y humana que termine con el sufrimiento de miles de saharauis que habitan en los campamentos de Tinduf.

Para Rafael Pizarro, un hombre de izquierda, que sufrió prisión y tortura que se definía como allendista, era política y moralmente inaceptable que quienes predican luchar por un mundo mejor, aparecieran mezclados con delincuentes que justifican sus crímenes con  los mismos argumentos que entregaban los defensores de la dictadura de Pinochet,  escenario en que le parecía relevante  y alentador que fuese el juez Baltazar Garzón quien acogiera la primera denuncia por atropellos a los derechos humanos en contra del polisario, que en Ginebra se presentara el testimonio de  familiares de desaparecidos y que el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero participara del congreso constituyente del movimiento Saharahui por la paz.

Con Pizarro nos conocimos y discutimos desde distintos lados de la trinchera. En no pocas ocasiones hubo descalificaciones por nuestras diferentes miradas sobre el Sahara, pero siempre con respeto, donde aceptó los documentos que probaban cada una de las denuncias, como también la sugerencia de estudiar en serio la propuesta de autonomía regional para el Sahara presentada por Marruecos en Naciones Unidas. En el contexto de esas diferencias fue creciendo, porque no decirlo, el afecto, que surge por su coraje para  reconocer que había sido engañado y enfrentar a sus ex camaradas, como indica en uno de sus escritos, donde dice sentir “el deber moral de denunciar los abusos del polisario y pedir disculpas a quienes, durante su ignorancia de lo que realmente ocurría en el Sahara, pudo haber ofendido”.

Su último artículo publicado fue: “Jadue y el Sahara: Un candidato con pies de barro” donde, refiriendose a los ataques del candidato presidencial del partido comunista en contra de Marruecos a raíz de la situación provocada en el paso de Guerguerat, afirma: “Jadue toma partido sin conocer los antecedentes y apoya a quienes montan esta verdadera provocación, responsabilizando a Marruecos de haber “violado el cese al fuego” donde el único fuego es el que montan los agentes del polisario, con trucaje de fotos de “otras guerras”, donde lo que existe es una guerra virtual, pero no real, por supuesto sin muertos ni heridos, donde el ejército de Marruecos ha intervenido, en su territorio, para restablecer el libre tránsito de personas, vehículos y comercio, ajustándose al derecho internacional y, lo más importante, respetando los derechos humanos”.

Hace 6 meses Rafael Pizarro solicitó participar en Derechos Humanos Sin Fronteras y colaborar con la fundación Chile Marruecos. En la primera por su compromiso personal con la defensa de los DDHH y en la segunda por lo que consideraba su “deuda moral” con las victimas del polisario.

Días antes de su muerte conversamos por última vez, donde le transmití saludos y el respeto que gente de Marruecos sentía por su actitud, ocasión en que manifestó esperanzas de vivir para agradecer personalmente la preocupación manifestada por su salud y felicitar a Marruecos por lo que habían hecho en su país para resolver, con justicia y reparación, los atropellos a los DDHH en años anteriores. Horas antes de su fallecimiento se coordinaba con su hija una visita en el hospital para los días siguientes al año nuevo donde, para alegría suya y de su familia, también concurriría una amiga de Marruecos, lo que desgraciadamente no podrá ser debido a su fallecimiento.

Rafael Pizarro, un hombre consecuente y adversario leal se ha ido el último día del año. Por escrito ha dejado  su testimonio y últimas reflexiones. Descanse en paz.

 

Afficher plus

Articles similaires

6 Comentario

  1. Howdy! Someone in my Facebook group shared this site with us so I came
    to give it a look. I’m definitely enjoying the information. I’m
    bookmarking and will be tweeting this to my followers!
    Terrific blog and terrific design and style.

Bouton retour en haut de la page