Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Hach Ahmed Baricala en Jeune Afrique: Sismo en Tinduf

En voz alta

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

En la cúpula del Polisario se sabe que difícilmente se puede desmentir a un Hach Ahmed Baricala, Primer secretario del MSP, ex dirigente del Frente y su enorme capital de simpatía dentro y fuera de los campamentos argelinos de Tinduf.

Es más, y más ilustrativo: A pesar de que en este Guantánamo argelino en Tinduf está determinantemente prohibido elevar la voz, dentro de esta cúpula no son pocos los que han aplaudido (a su manera) las revelaciones de su ex camarada.

Así las cosas, los mentores argelinos aconsejan dejar pasar la “tormenta”. Sus servicios secretos, saben pertinentemente, por su experiencia en mancillar infructuosamente la imagen del hombre, que cualquier respuesta acarrearía una puntualización, lo que puede desembocar en un golpe de gracia a su costosa milicia.

Lejos del Polisario y sus cómplices los observadores imparciales y menos imparciales incluso, conocen la transparencia y la honestidad: moral e intelectual de Hach Ahmed y sus sinceros esfuerzos en encontrar una solución al problema del Sahara y no un problema a su solución.

Unos y otros, saben que ahora habrá un antes y un después de estas declaraciones que, sumadas a las de un Bachir Mostafa Sayid no hace mucho en Francia, se debe ser, desde ahora en adelante un ingenuo o bien un argelino para seguir creyendo en el Polisario y su mentor.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page