Hay casos patológicos Otro ataque del Ministro de Asuntos… extraños de Argelia contra Marruecos

0
Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 

Aprovechando la reunión ministerial tripartita (Argelia, Túnez y Egipto) sobre Libia, el jefe de la diplomacia argelina ha vuelto a solar riendas sueltas a su dilatada lengua, cuando se trata de Marruecos a su perturbada imaginación cuan do se trata de todo.

Pensándolo mejor, es el caso de que la noticia es cuando el hombre muerde al perro  y no lo contrario. Y es que Messahel se ha especializado en la calumnia a marruecos y a desesperadas tentativas de desacreditar al reino y su marcha.
No debía, pues, sorprendernos y no nos ha sorprendido aunque si provocó una salva de risas entre sus interlocutores tunecinos y egipcios como, por otra parte, provoca desde hace meses; todo lo que dice el jefe del ministerio argelino de asuntos… extraños.
Esta vez, quizás podríamos encontrar condiciones atenuantes al canciller argelino por la serie de estrepitosos fracasos y decepciones cosechadas en, prácticamente, todos los foros mundiales. Tanto que aunque seria cínico, los hay que desean la permanencia de Messahel al frente de la diplomacia argelina, convertida con él en un hazme reír.
Con el tiempo se dará cuenta de que el síndrome marroquí es mortal.
En la mencionada reunión tripartita en la que tanto tunecinos como egipcios sabían pertinentemente que ni Argelia ni su canciller tienen ni pueden tener vocación conciliadora y que la presencia argelina puede provocar, en el conflicto libio o en cualquier otro, más tensión, mas desestabilización y mas desorden, dominios especialidad de Argelia, en los que el anquilosado régimen argelino es artista y en los que a nivel mundial cuenta con una notoriedad pública.
Es, cuando menos, ironice pensar que un país que alberga, entrena, arma, financia y teledirige unas milicias, las peores actualmente del planeta, se le puede ocurrir poner su grano de arena en una conciliación en Libia o en otra parte.