Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Histeria en los campamentos de Tinduf: El efecto MSP…

Los que suben y los que bajan

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Comentando la actual histeria dentro del Guantánamo argelino de Tinduf y en los medios que controla y compra la junta militar argelina, que causa el anuncio del próximo Congreso del Movimiento de los Sahrauies por/para la Paz, un ex dirigente del Polisario  e infatigable combatiente por el bienestar de los sahrauies secuestrados en Tinduf, ha comentado:

 “No debería sorprender. Son ramificaciones e intereses, con disfraz tribal y discurso engañoso que llevan medio siglo implantándose. Se ha creado una burguesía local sin raíces que se enriqueció hasta extremos nauseabundos de los recursos públicos y les incomoda cualquier intento de resolver el problema. Viven de él y lo alimentan. Subjetivamente son aliados del otro lado, aunque algunos van más allá y coordinan y conspiran con algunos dirigentes de Tinduf. La prioridad ahora es hundir al MSP por meter sus narices donde no debe. El tribalismo es un mundo muy complejo y misterioso”. 

Creo que lo ha definido como es y cómo debería ser, solo falta por añadir o, mejor dicho, por reiterar que, todos estos coletazos, tanto del mentor argelino como del doméstico polisarista, ilustran elocuentemente, por un lado, la inquietud extrema de todo impostor y la hegemonía argelina sobre la milicia en la que trata de evitar toda disidencia y toda contestación, por otro.

Para ello ¿Cuántos sahrauies vegetan en las prisiones argelinas porque constituían o comenzaban a constituir una amenaza para el obsoleto proyecto hegemonista argelino en la región?

Las cosas claras. No hay, no puede haber solución del « problema » del Sahara sin el MSP y su constructiva aportación y contribución a la paz y, sobre todo, a sus incansables esfuerzos para salvar a los rehenes en el gulag argelino de Tinduf de las garras de la exclusión,  represión y precariedad extrema.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page