Historia de un recinto: La Plaza de toros de Tánger

0

 

Redacción de Tánger.-Infomarruecos/Conacentomarroqui

  Catalogado como monumento histórico desde mayo del 2016, la Plaza de Toros de Tánger es una arena de estilo morisco español. Fue construida por los españoles e inaugurada el 27 de agosto de 1950 con una corrida en la que torearon Agustín Parra “Parrita”, José María Martorell Navas y Manuel Calero “Calerito” y toros de Fermín Bohórquez. Tenía capacidad para 13.013 localidades. En la parte baja se disponía de cuadras de caballo, corrales, almacenes, toriles, quirófano, enfermería, capilla, baño, sala de toreros y vivienda para el conserje.

   Su estructura, tendidos, andanadas y asientos, son de hormigón armado y se construyó en un tiempo récord de catorce meses. La última corrida tuvo lugar el día cuatro de octubre de 1970 con Manuel Benítez “El Cordobés”, Gabriel de la Casa y Manolo Lozano, que tomó la alternativa.

El recinto y el Barrio Plazatoro
    Después de que la ciudad de Tánger saliera de su estatuto internacional en 1957, la arena permaneció vacía sin actividades hasta 1970, cuando el famoso y gran torero español El Cordobés fue invitado a Tánger para participar en una gran corrida de toros en esta arena. Un conocedor de la zona donde se ha construido la plaza de toros, enfatiza que las arenas en los años sesenta eran propiedad de un hijo del distrito, era el conocido herrero en Tánger Sr. AYAD L’AAMARTI.

    El distrito de Plaza Toro existe desde hace casi 50 años. Ha sido habitado por algunos criadores españoles. El vecindario era un área de cría donde se crían animales. Tres criadores se establecieron en el sendero Rgayaa, no lejos de la arena. Dos o tres más estaban en el camino a Aouama. También había una fábrica de hierro, otro ladrido frente a la Plaza de Toros de Toros. El barrio estaba en su momento en plena naturaleza, con mucha superficie, rodeado de pastos y campos de trigo y cebada. Muchos árboles a lo largo de las carreteras de Tetuán y Aouama. Algunos años más tarde, las otras familias comenzaron a mudarse hacia aquí, venidos de diferentes partes de la ciudad de Tánger.
    La Plaza Toro estaba dividida en tres partes. Una parte se encontraba en la carretera de Tetuán, La segunda en la pista de Rgayaa al comienzo de la carretera AOUAMA, se llama HAOUMAT M’RABET, el más popular. La tercera parte se llama HAOUMA DRAWA, donde se encuentra la mezquita. Al principio, los habitantes debían llevar agua potable solo en los pozos que se encontraban en la colina del Charf y Benimakada. Después de un período, algunos han construido pozos en casa. Unos años más tarde, el municipio (Baladiya) tenía un solo grifo de agua potable (SABILA) construido para ellos en la carretera principal.
  El agua y la electricidad llegaron alrededor de 1959-60. Los habitantes del distrito tuvieron al principio que llevar sus correos también a la cafetería de Hammadi (cantina), porque en ese momento el cartero no llegaba hasta el distrito. Las casas y las calles no tenían números. La dirección de su correo era: Cafè Hammadi, carretera de Tetuán, km 1. Casi todas estas familias preferían construir sus casas en la parte superior de la subdivisión porque estaban preocupadas por sus hijos debido al tráfico de automóviles a la carretera principal.
Otras historias
    Desde la década de 1990, la plaza de toros se ha utilizado como lugar de espectáculos, conciertos y otros entretenimientos. Sin embargo, actualmente está prohibido su uso público por razones de salud y seguridad. La clasificación del monumento debería, sin embargo, permitir la rehabilitación.
    La lucha de la sociedad civil para salvar las arenas de Tánger del abandono y la decadencia continúa. Más conocida por la Plaza de Toro, esta plaza – que ha visto a los toreros más famosos de su tiempo, como Manuel Benítez Pérez, “El Cordobés” para los amantes de las corridas de toros – simplemente para ser parte de los sitios antiguos que se benefician de la nueva operación de listado de patrimonio histórico. Este proyecto para registrar arenas como monumentos históricos de la ciudad viene a satisfacer la demanda del Observatorio para la protección del medio ambiente y el patrimonio de Tánger (OPEMH).
    Especialmente desde que la OPEMH fue, hace más de tres años, el origen de una comisión, compuesta por los representantes de la sociedad civil y el ayuntamiento, así como los de los departamentos públicos interesados, con el objetivo de estudiar la posibilidad de rehabilitar y restaurar las instalaciones de este edificio.
   Además, la Plaza de Toro, propiedad del municipio, ya se había beneficiado, hace varios años, y por iniciativa del consejo comunal de un proyecto de rehabilitación y Restauración para un presupuesto global de 30 millones de dírhams, constituido en su totalidad por la venta de bienes heredados de un rico español (Duc de Tovar) que vivió en Tánger y murió allí en 1953.
    Este proyecto, que no se ha implementado hasta ahora, ha llevado a la OPEMH a convocar, desde su creación en 2012, para retirar este proyecto de cajones a fin de salvar este sitio histórico, cuyas instalaciones de 17,000 m2 se encuentra, desde su cierre definitivo, en 1971, al público, en un triste estado de deterioro.
Este proyecto, según su diseño anterior a iniciativa de la antigua oficina del consejo comunal, apunta a la rehabilitación y restauración de todas las instalaciones de la arena, cuya área de juego ocupa respectivamente 4.400 m2 y 2.000 m2, preservando este monumento histórico su aspecto arquitectónico circular con su fachada de estilo hispano-morisco.
   Cabe recordar que desde su constitución, la comisión encargada de estudiar la posibilidad de rehabilitar los locales ha recibido varias propuestas, incluida la del Consejo Regional de Turismo (CRT) de Tánger-Tetuán, optando por un proyecto de renovación y restauración de arenas, con una capacidad de 10.000 plazas, para atraer a un gran número de visitantes, especialmente a los turistas españoles.