Antes de olvidarCrónicasFeatured

Historias de la óptica: café para el alma

Entre medidas y monturas

Hoy, siendo lunes, el escaparate brilla con el reflejo del sol que se asoma tímidamente. Inspirada por el refrán « No hay lunes que un buen café no cure », decidí que hoy sería diferente.

Café para el Alma

La campana de la puerta suena, anunciando la llegada de los clientes. Una señora mayor, con una sonrisa arraigada en su rostro, entra lentamente. Nos saludamos con calidez, y ella comenta que ha perdido sus gafas favoritas el fin de semana.

Entre medidas y monturas, la conversación fluye. La señora, Amina, menciona lo poco que le gustan los lunes. Le pregunto sobre sus planes para el día, y responde con un brillo en los ojos que tiene una cita especial con su antiguo grupo de lectura en una cafetería cercana.

« Dicen que un buen libro y un café pueden hacer que cualquier lunes sea mejor », comenta Amina con una risa suave. Nos embarcamos juntas en la búsqueda de las gafas perfectas para acompañar su cita literaria. Mientras elegimos monturas, Amina comparte historias de sus años en el grupo de lectura, de cómo los lunes se convirtieron en sus días favoritos gracias a esas reuniones.

Al despedirse con sus nuevas gafas y una mirada iluminada, Amina agradece no solo por las monturas sino también por haber compartido esa pequeña historia de lunes. Hoy, mi óptica fue más que un lugar para corregir la visión; fue un rincón donde las historias se entrelazaron con el aroma del café y las ganas de comenzar la semana de una manera diferente.

jihane.jedidi02@gmail.com

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page