Holanda/Marruecos El narcotráfico es uno e indivisible

0

 

A juzgar por el lacónico comunicado de la cancillería holandesa, La Haya no esperaba una reacción marroquí tan contundente, llamando incluso a su embajador a consultas.

El comunicado decía, entre otras cosas “Holanda tiene la intención de seguir colaborando con Marruecos ahora como en el futuro a condición que ello se haga en el respeto del derecho internacional”.
Tanto Holanda como el resto de la Unión europea y todo el mundo saben lo que le cuesta a nuestro país la lucha contra el narcotráfico. Y ni unos ni otros ignoran tampoco que los tristes acontecimientos del Rif son uno de los tributos que paga el Reino por su firme e inalterable lucha contra el tráfico ilícito de drogas.
Ahora bien, derecho internacional es el que ha regido y rige esta cooperación de Marruecos con el resto de los países del viejo continente y si este derecho internacional tiene dos velocidades y geometrías variables, inherente de abrir y mantener las puertas abiertas par en par a la corrupción moral y política y a la protección de quien se quiera proteger y condenar a quien se quiera condenar, esto es otra cosa.
Total: Marruecos debe reconsiderar su estrategia de lucha anti-drogas y revisar sus concepciones debido a lo que ello nos cuesta a los contribuyentes marroquíes para que otros procedan a inmorales opciones selectivas de quién es narcotraficante y quién se ampara en su “derecho internacional”.