CrónicasEn voz altaFeatured

Impactante testimonio de una de las víctimas de violación del líder del Polisario en el Parlamento Europeo

Testimonio

La joven saharaui, Khadiyetu Mohamed, dio su testimonio desde el interior del Parlamento Europeo en Bruselas contra su violador, Ibrahim Ghali (líder de los separatistas del Polisario), durante una audiencia titulada « La violencia sexual y la violación como abuso de poder ».

El caso de Khadiyetu y otras mujeres protagonizó la “Audiencia Plenaria” de la Comisión Europea Encargada de los Derechos de la Mujer y la Igualdad de Género (FEMM), celebrada ayer 13 de octubre en el Parlamento Europeo en la capital belga, Bruselas, y fue reseñada por Willy Vautry , presidente de la ONG HRWF (“Derechos”). Hombre sin límites”); Señalando que “el acoso y el abuso de poder conducen a la violencia sexual y la violación, que pueden ocurrir en muchos contextos”.

La misma actividad incluyó denunciar las graves violaciones a las que son sometidas las mujeres en los campamentos de Tinduf a manos de los líderes y separatistas del “Polisario”; Especialmente las agresiones sexuales y los delitos de violación, ante la ausencia de la ley y la falta del derecho de acceso a la justicia.

Testimonio de Jadiyetu Mohamed victima de violación por Brahim Gali en el Parlamento europeo

Esto coincide con el reconocimiento por parte de los separatistas, en un comunicado oficial, de las prácticas de tortura contra los detenidos dentro de los campamentos, así como prácticas que atentan contra la dignidad humana, de las que se habló ayer en Bruselas.

Testimonio de Jadiyetu Mohamed victima de violación por Brahim Gali en el Parlamento europeo
(Hespress)

Durante este simposio, que fue organizado por Derechos Humanos sin Fronteras sobre el tema “violencia sexual y violación como abuso de poder”, los participantes destacaron que los datos recibidos de los campamentos indican que las agresiones sexuales y las manifestaciones de violencia contra las mujeres se han convertido en un hecho común, que exige una fuerte movilización por parte de organismos y organismos internacionales para develar las tragedias que enfrentan las mujeres detenidas.

Khadiyetu, en su testimonio sobre el delito de violación del que fue víctima en 2010 a manos del líder de la entidad separatista, Ibrahim Ghali, volvió a detallar su decisión de darle seguimiento tras el ataque del que fue objeto. romper el silencio y acudir a la justicia, no sólo en defensa de sí misma, “sino para todas las mujeres que sufren diversas formas de humillación, abuso y opresión en los campamentos”, como dijo.

Khadiyetu Mohamed, quien anteriormente trabajó como traductora para el “Polisario” entre 2005 y 2010, no ocultó su frustración y profundo resentimiento cuando vio que la persona que la violó se movía libremente, a pesar de ser objeto de un seguimiento judicial relacionado con la demanda que ella había presentado previamente contra él.

Por otro lado, la misma joven saharaui aclaró que “todavía existen con fuerza manifestaciones de esclavitud y tutela en los campamentos de Tinduf, en los que las mujeres detenidas no pueden circular libremente sin obtener el permiso de los elementos del Polisario”, señalando que “hay mujeres que son objeto de chantajes sexuales a cambio de obtener acceso a dinero, alimentos y suministros necesarios, que también son objeto de apropiación indebida sistemática ».

“Es hora de que todos, incluidos los eurodiputados, sepan lo que está pasando en los campamentos, donde los jóvenes viven sin esperanza ni futuro”, dijo la misma victima de Ghali agregando que su objetivo es que los jóvenes y las mujeres detenidas se den cuenta de que hay una vida más amplia más allá de los campamentos.

Por su parte, la abogada belga Sophie Michy explicó, en su intervención, que la ambigua situación en torno a las dimensiones jurídica, social y humanitaria que prevalece en los campamentos de Tinduf sirve de tapadera a los líderes del “Polisario” para cometer sus crímenes contra las mujeres detenidas, que son sometidas a las agresiones y malos tratos sexuales.

La abogada, que anteriormente denunció el desvío de ayuda humanitaria en 2019 en Naciones Unidas, explicó que a las mujeres de los campamentos les cuesta mucho hablar en voz alta, por su sentimiento de vergüenza y miedo a las agresiones, además del miedo de represalia por parte del agresor.

En ese sentido, Mishi abogó por la creación de un tribunal internacional especializado, que sea capaz de juzgar de manera efectiva las denuncias de mujeres víctimas de persecución y agresiones sexuales.

De: Hespress

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page