Buenas noches MarruecosCrónicasFeatured

Implantar Inteligencia Artificial e invertir en Inteligencia Humana, clave para evitar una Smart City – Stupid People por: Adil Atabi Fakia

Tribuna

En los últimos años el avance de la tecnología ha sido enorme y brutal comparado con los sistemas de organización política y ciudadana. A nivel de la administración pública vemos que empieza a abrirse camino de forma tímida, con bastantes recelos a las nuevas tecnologías. Las actuaciones administrativas automatizadas utilizadas en el ámbito de la lucha contra el COVID 19, son un ejemplo de cómo se puede optimizar la utilización de la inteligencia artificial en la administración pública. Hay que poner en valor las múltiples ventajas que brinda la aplicación de las TIC, como técnicas para un mejor servicio y en defensa del interés general.

Las oportunidades de la implantación de la Inteligencia Artificial, en la gestión pública, pueden aportar:

Simplificación de la gestión administrativa, racionalización de costes, prevención y lucha contra la corrupción, la automatización del trabajo en la gestión pública, permitirá liberar a los trabajadores de las funciones irrelevantes, innecesarias, permitirá avances en la productividad para tener una economía más competitiva, la interconectividad logrará frenar la economía tradicional de grupos empresariales que atesoran capital, producción, y sobre todo influencia y mercados.

Amenazas: Falta de regulación, el ritmo vertiginoso de su avance no permite legislar una regulación coherente.

Inseguridad ante el futuro, Deep learning y machine learning. Las posibilidades que alcanza el aprendizaje profundo de las máquinas sobre la base de incorporaciones masivas y continuas de datos que generan nuevos bucles de aprendizaje hacen que resulte difícil predecir con exactitud su reacción en toda la variedad de escenarios a los que podrían llegar.

Desaparición de puestos de trabajo, del mismo modo que ha sucedido en otros momentos de la historia, y siempre de un modo más llamativo vinculados a las revoluciones industriales, pero al tiempo aparecerán otros.

Si el avance tecnológico, IA, BIG DATA, ROBOTIZACIÓN etc. se vinculan al reto del cambio climático, al reto de lograr un desarrollo inclusivo, habremos conseguido lo ideal que es un desarrollo sostenible y sólido.

No podemos negar que el futuro en la gestión pública al igual que en las demás esferas, pasa por la implantación de la IA, la robotización, pero a la vez hay que reconocer que eso no va a solucionar todos los problemas que puedan existir en la gestión pública. Hay que invertir paralelamente en la Inteligencia Artificial, al igual que en la Inteligencia Humana (Adam Smith). Lo óptimo sería conseguir un equilibrio entre los dos.

Se habla mucho de las Smart City, pero se habla muy poco de conseguir, Smart Gouvernance, Smart Environment o sobre todo Smart People (Gonzalo Rodríguez Ceballos), la clave es implantar la IA (inteligencia artificial) e invertir en la IH( inteligencia humana), para evitar tener Smart City – Stupid People

Con la revolución tecnológica nos jugamos también que tipo de sociedad quiere la propia sociedad, teniendo en cuenta que son las grandes empresas que atesoran todos nuestros datos, lo que les permite tener más conocimiento sobre nosotros que nosotros mismos.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer