Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Inmigración organizada: La nueva política de presión de Argelia

Presión migratoria: arma de doble filo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Cruel arresto y deportacion de subsaharianos en Argelia

Como en ocasiones anteriores, la presión migratoria tampoco va a dar resultado a la junta militar argelina y a sus asalariados en España.

Madrid, con ella la UE y casi todos los países del mundo han aplaudido el cumplimiento de Marruecos de sus compromisos internacionales al precio de mártires y heridos.

A pesar de lo cual, al día siguiente de aquella tragedia, las autoridades marroquíes han desbaratado otra tentativa de asaltar la valla de Ceuta, en espera de que los “solidarios” de turno y de invernadero en España o en Argelia, lo critiquen por haber abortado aquella tentativa.

Por otra parte, hablar Argelia de los tratos a los emigrantes e inmigrantes es visto por la comunidad mundial como un insultó a la inteligencia de la gente y de los países, que no están dispuestos a olvidar la campaña de terror contra los emigrantes en Argelia incluidos los residentes legalmente, expulsándolos manu militari y abandonándolos en pleno desierto sin comida ni agua.

Marruecos tierra de asilo y de acogida tiene compromisos internacionales que debe imperativamente respetar, acatar y cumplir.

Una vez más, el régimen miliar argelino hace gala de su cinismo, hablando de lo que más odia: la hospitalidad y la convivencia.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page