CrónicasFeaturedLas cosas lo que son

Integridad territorial: El Polisario que toca fondo

Sentido comun

 

No podía ser de otra forma. No hay impostura ni falsedad que duran cien años.

En lo que llevamos de mes, fuentes dignas de fe de nuestro ministerio de AA.EE/ Cooperación africana y de los MRE revelan que hay una carrera contra reloj de países africanos deseosos de abrir consulados en Layun o en Dajla.

Paralelamente Bolivia acaba de anunciar el retiro de su reconocimiento a la “república” virtual de Argelia en Tinduf. Uno tras otro. Quedan pocos… muy pocos y para poco tiempo. Es, Argel, sin género alguno de dudas, lo sabe, la ley del dominó contra la que nada se puede hacer. En nuestro caso, es la verdad que prevalece y nada la puede eclipsar.

Hoy es mejor que ayer pero peor que mañana. Queda lo esencial. Lo razonable. Lo único, inherente de devolver la paz, la estabilidad y, sobre todo, la sonrisa a quien sufre, expuesto para fines de mendicidad.

Nunca es tarde para comenzar. Marruecos nunca retiró sus manos a viertas, par en par, a toda iniciativa de paz, concordia, distensión, realismo y sinceridad. Lo que pasa es que su iniciativa de una amplia autonomía en su Sahara no solo es la mejor, sino la única.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page