CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Jardines utópicos Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

La joven novelista australiana Kate Morton, nacida en 1976, señala en su novela El jardín olvidado (2008) lo siguiente: “Pero la felicidad necesita del calor del propio hogar. No puede tomarse de jardines ajenos”.

En numerosas ocasiones hemos mencionado a los secuestrados en los tétricos campamentos de Tinduf señalando a sus hogares con palabras como “barraca”, “casucha”, “choza” o términos parecidos –en ningún momento hemos querido rebajar a esas personas, todo lo contrario, la intención es demostrar que los que les prometieron la “gloria” si se separaban de la Madre Patria, no les han dado ni agua para no morir de sed-; por lo tanto, el propósito que tenemos es dejar constancia de que casi todas esas personas retenidas en ese lúgubre lugar, están obligadas a malvivir sin ningún derecho de acceso a los servicios de primera necesidad como pueden ser el agua corriente y potable, la electricidad, el saneamiento o los servicios hospitalarios… entre otros muchos derechos fundamentales.

Enfrente, a no muchos kilómetros están sus hermanos, sus primos, sus padres… sus amigos, que viven como en cualquier rincón del mundo civilizado bajo la soberanía de Marruecos; trabajando, estudiando, disfrutando de sus jubilaciones, etc., gozando de todos los servicios que debe existir en cualquier hogar que se precie y sobre todo, porque hay un clima de seguridad y estabilidad en todo el Sáhara marroquí.

En ese lugar desértico (campamentos de Tinduf) la vida es dura; la gente vive en las favelas de la vergüenza, tiendas destrozadas por los vendavales desérticos y sin visos de ser recuperadas o cambiadas; todos los habitantes de esas telas desgarradas esperan que les llegue la ayuda internacional externa (porque los que les prometieron riqueza y poder, no se molestan en ver sus deplorables condiciones de vida y permitirles mejorar) para alimentarse, para mantenerse en vida esperando un milagro que nunca llegará: vencer a la razón, a la realidad de los sucesos vividos desde hace ya más de cuatro décadas.

¿Qué pasa con los jóvenes saharauis secuestrados en Tinduf que no tienen un trabajo que les permita vivir dignamente?

Visto que ese terreno, sumido en la pobreza más rigurosa y dominado por la fuerza de las armas, y que está muy cerca del Sahel, lugar en el que el terrorismo internacional ha hallado un territorio para desenvolverse a sus anchas y que puede acceder a esos campamentos sin problemas, ha hecho de esta irritada juventud una presa fácil; los grupos terroristas enriquecen sus filas con la flor y nata de la desesperada juventud que vive en los sombríos campamentos de Tinduf.

Esta realidad subversiva es una amenaza para la estabilidad de toda la región del Sahel y del gran Sahara marroquí así como de Europa y Occidente en general. La zona se ha convertido en lugar de cultivo para las actividades como el tráfico de droga y de seres humanos (la pobreza te hace esclavo del dinero): la emigración halla apoyo en individuos que se han formado en la vía de la ilegalidad en estos funestos campamentos. Esto ocurre cuando los anales históricos confirman que el Sáhara en todo momento ha estado bajo soberanía marroquí, incluso cuando España quiso hacer de esta región una provincia española (en 1958 España crea el llamado “Sáhara español”, como una provincia más del Estado español, que incluía Saguiat el Hamra y Río de Oro; esto sucede después de perder Sidi Ifni en su guerra contra Marruecos y que el oscuro franquismo español quería blindarse contra las sucesivas y legales demandas marroquíes de que saliera  del Sahara porque era una tierra que le pertenecía).

Los saharauis se han mantenido como incondicionales de la monarquía marroquí a pesar de estar bajo dominio español; los ejemplos de al-baiaa al rey de Marruecos son innumerables.

Los campamentos de Tinduf están totalmente aislados del resto del mundo. El objetivo de los separatistas es que no se pueda escapar ni un solo saharaui ávido de obtener la libertad, de compartir con sus hermanos, bajo soberanía marroquí, todo lo que la vida en el Sáhara marroquí  ofrece a los habitantes.

Numerosos son los visitantes extranjeros a nuestro Sáhara que han señalado un gran auge en todos los ámbitos según el modelo de desarrollo pensado y puesto en práctica por SM el Rey Mohamed VI.

Los que consigan escabullirse de los campamentos de Tinduf, deben saber que la Madre Patria los espera con los brazos abiertos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page