América LatinaCrónicasFeatured

Jefe polisario en España, como Pinochet en Londres, será interrogado por tribunales donde es acusado por graves violaciones a los DDHH y otros delitos

En:  El Siete.Cl

El presidente de la Asociación Saharaui de los derechos humanos, Ramdan Messaud, consultado por elsiete.cl informó que el próximo miércoles 5 de mayo habría citación a Brahim Ghali, jefe del Polisario,  por torturas a un bloguero saharaui de nacionalidad española Fadel Breca y otras dos víctimas: Sidahmed Battal y Bachir Mustafa.  El mismo miércoles se encuentra citado Sidahmed Battal y el viernes 7 Bachir Mustafa Sayed, miembros de la cúpula y dirigentes del frente polisario. Messaud nos declara que: “creemos que es un paso positivo llegar a la verdad y que no quede ningún caso impune, sobre la petición al mismo juzgado de la asociación saharaui para la defensa de los derechos humanos para que se cierren las fronteras a Ghali y pueda enfrentarse a las graves violaciones de derechos de los que se le acusa”.

Un testimonio desgarrador

A raíz de la presencia de Ghali en España, donde ingresa con identidad falsa, otras víctimas del Polisario han entregado sus testimonios, destacando en ellas el dramático relato de la joven saharaui Jadiyatu Mahmud que, en una entrevista al periódico español “La Razón”, declara como a los 18 años y siendo virgen, fue violada por Brahim Ghali, sobre lo cual quienes la han escuchado manifiestan que “les duele el alma escuchar su testimonio”.

Como dice al periódico español La Razón, Jadiyatu Mahmud lleva desde 2010 señalando a Brahim Ghali en diversos foros saharauis y organismos internacionales como violador de los DDHH y en su caso personal por haber sido violada a los 18 años por este sujeto. Para ella, el entonces embajador del Sáhara en Argelia y hoy líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (Rasd) es su violador. «Cuando tuve que pedir un visado para salir de vuelta a Europa, me violó», indica Jadiyetu Mohamud”.

La joven nació en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, Argelia, en julio de 1991, y desde 1997 formó parte del proyecto solidario conocido como «Vacaciones en Paz». Como muchas saharauis, de niña pasó los veranos en el sur de España con una familia de acogida sevillana. Pero ella volvía para ver a sus familiares biológicos y para hacer de traductora en festivales y campañas de ONGs preocupadas por la difícil situación de los saharauis en Tinduf, al sureste de Argelia. Sangrando, y completamente desorientada, una amiga que la había acompañado a su «extraña cita consular a las 7:00 de la tarde» la llevó a un médico privado. Tras recomponerse, Jadiyatu recuerda que se lo contó a su madre y ésta le recomendó que no denunciara, «que no se metiera en líos y más, en problemas que la deshonrasen». Pero una vez en España y con su familia de acogida, no tuvo dudas y se animó a buscar justicia. Encontró a un abogado y en 2013 presentó una querella criminal ante la Audiencia Nacional contra su violador Brahim Ghali, ingresado hace una semana en el hospital San Pedro de Logroño, en la Rioja.

A lo largo de este complicado camino, Jadiyatu Mohamud se ha sentido muy sola, no obstante, confiesa tener fuerzas y apoyos para seguir. Eso sí, al preguntarle si ha podido tener pareja, la joven reconoce que ha quedado «marcada de por vida por lo que le ocurrió a los 18 años: no me fío de los hombres, no puedo».

El problema para ella, y lo que le ha vuelto a remover todo, es que se ha enterado de que Brahim Ghali se encuentra en España. El líder del Polisario, de 73 años, llegó a este país en extrañas circunstancias. Un pasaporte falso y enfermedades que varían desde la covid-19 hasta un cáncer de colon o incluso heridas recientes de un bombardeo, han logrado que esté ingresado en un hospital de Logroño, en La Rioja.

«Llevo varios días sin dormir», reconoce la joven, mientras repasa mentalmente el episodio más duro de su vida. «No puedo entender cómo este hombre puede entrar en España impunemente», explica Mohamud: «Es un criminal». Para la joven sería un buen momento para que las autoridades españolas «lo detuvieran o que al menos no le permitieran salir del país a la espera de sus causas pendientes con la justicia, pues no soy la única persona que lo ha denunciado en España», concluye. Recordemos que el líder de los separatistas polisarios está siendo procesado por crímenes de lesa humanidad, entre otros, por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) y por la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo (Acavite).

De: ElSiete.Cl

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page