América LatinaCrónicasFeaturedVela en la obscuridad

Juan Carlos – Norma Domancich – La Plata – Buenos Aires – Argentina

Invitados de infomarruecos.ma

Adentro las luces alumbran con cuidado obras valiosas y coloridas. Collares y bocas rojas sonríen al aire por si un flash los captura.

Copas vacías incomodan manos  que disimulan abandonos en rincones discretos.

Afuera él, pantalón talla gigante, un piolín de cinturón y un gorro de lana gris sobre el grisplata de sus canas. Dos pupilas celestes interrogan la transparencia infranqueable.

Adentro se despintan las bocas entre halagos y gracias de estilo. Él, inmóvil con su bolsa a cuestas. A sabiendas de que existe, los que se van lo esquivan sin mirarlo.

Me deshago de una crítica plástica y salgo. Él, inmóvil con su gorra de lana.

-¿Cómo estás?

– Señora ¿acá dan comida? – y señala los canapés viajando en naves blancas.

– No creo, pero podemos comprar algo.

-Bueno- y acepta mi vergüenza hecha billetes. –Pero, ¿ no los necesita? ¿Ya comió, señora?

-Sí – le dice mi nudo en la garganta- no te preocupes.

– Ahora vuelvo y le trago el vuelto. Soy Juan Carlos, me morí en el Gonnet, ¿vio?, el hospital.

Mi sorpresa navega en sus cielos sin nubes.

-Claro –balbuceo – te moriste.

– Sí me morí un poquito y me salvaron, pero no me acuerdo mucho y ando por ahí.  Soy Juan Carlos – y se rasca la lana gris de la gorra – Le traigo el vuelto…

– No, está bien – le dice mi boca despintada y el acerca sus labios a mi oído…

– No tenga miedo, la muerte es dulce y allá es muy lindo…

Su pantalón gigante se va arrastrando la bolsa al hombro y su cuerpo flaco.

Ahora soy yo a la que esquivan sin mirarla. Inmóvil, lo sigue mi mirada.

En la esquina gira su sonrisa y su gorra piruetea la noche.

La luna besa el gris plata de sus canas.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer