Cronica desde TindufFeatured

La Agonía Política del Polisario: un Drama en Tres Actos

De mal en peor

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

En el emocionante culebrón diplomático que protagoniza el Polisario, parece que cada capítulo es más dramático que el anterior. En esta trama, las tensiones con Marruecos alcanzan nuevas alturas, pero no precisamente por el brillante desempeño de esta banda terrorista separatista.

En un giro inesperado, la creciente aceptación internacional de la soberanía marroquí sobre el Sáhara parece ser la pesadilla del Polisario. Cada vez que una nación decide abrir una representación consular en la región, la banda parece estar más enfadada que un actor de telenovela olvidado.

El representante adjunto del Polisario en Alemania, Mohamed Sayed al Bashir, ha llevado la actuación a un nuevo nivel. Acusar a las empresas alemanas de ser cómplices en el  » saqueo de los recursos saharauis” es casi tan convincente como un mal actor tratando de ganarse un Oscar.

Pero la verdadera obra maestra es la acusación de que el Marruecos está utilizando proyectos de energía renovable como una “fachada ecológica” para consolidar su “ocupación” y cambiar la demografía de la región. ¡Bravo! Al parecer, Marruecos ha logrado engañar a Occidente haciéndoles creer que está desarrollando energías renovables, cuando en realidad está ejecutando un siniestro plan de dominación.

Por supuesto, las perspectivas de una solución pacífica son tan claras como la trama de una película de Hitchcock. El diálogo es eclipsado por discursos polarizados y actos de reivindicación que alimentan un impasse diplomático. Según el Polisario, Marruecos no puede ganar militarmente la guerra en el Sahara, pero claro, la culpa es de la “complicidad” de ciertos Estados occidentales. ¡Qué cómodo es culpar a los demás por sus propios fracasos!

En última instancia, parece que la ansiedad del Polisario ante las inversiones extranjeras es más una admisión implícita de la marroquinidad del Sáhara. ¿Ejemplo? El acuerdo entre Marruecos y el Reino Unido para la provisión de electricidad, que demuestra la solidez de los compromisos económicos de Marruecos en la región, a pesar de las reclamaciones separatistas. En este drama, el Frente Polisario parece destinado a más fracasos, y nosotros, como espectadores, solo podemos esperar más episodios de esta intrigante pero desastrosa producción polisarista.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page