« Vela en la obscuridad » La agresión tripartita contra Siria La posición marroquí, según  Nasser Bourita

0
Naser Bourita, Ministro de AAEE/Cooperacion internacional

 La solución de la crisis en Siria sólo puede ser a través de un diálogo político entre todas las partes de Siria y de conformidad con el derecho internacional, sobre la base de la resolución de la ONU 2252, las decisiones de Ginebra I y las conclusiones de las reuniones de Astana Sochi, dijo el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita.

La posición de Marruecos sobre la crisis en Siria, expresada recientemente en un comunicado oficial, se basa en cuatro fundaciones, incluida la condena del uso de armas químicas contra civiles, dijo el ministro durante una rueda de prensa al término de los trabajos de la 29ª Cumbre de la Liga árabe, añadiendo que se trata de una posición de principio ya que el Reino era uno de los países que sentó las bases de la Convención sobre la prohibición de armas químicas en 1993 y la ratificó en 1995
Actualmente, Marruecos ocupa la presidencia de la Conferencia de los Estados Partes en dicha convención, y es miembro del consejo ejecutivo de esta organización durante veinte años, dijo el ministro.
El segundo fundamento de la posición marroquí se deriva de la convicción de que la solución de la crisis en Siria sólo puede ser política, agregó BOURITA, señalando que el diálogo sigue siendo la base del resultado de esta crisis y restaurar la estabilidad en ese país, a fin de garantizar la dignidad de los sirios y fortalecer los esfuerzos internacionales en la lucha contra el terrorismo y el extremismo.
Para el ministro, las opciones militares no resolverán las crisis políticas, la historia ha demostrado que estos recursos complican la búsqueda de asentamientos políticos y despiertan una especie de resentimiento y humillación entre los civiles.
En tercer lugar, la posición de Marruecos se basa en la complicada situación en el mundo árabe, dijo BOURITA, explicando que la última escalada militar en Siria se hizo sin consultar con las partes interesadas clave y se llevó a cabo el día antes de acontecimientos árabes cruciales, lo que complica aún más la situación y resta la credibilidad de las reuniones árabes.
El cuarto fundamento, según Bourita se relaciona con el orden mundial actual, señalando que no es posible buscar soluciones militares en algunos casos, mientras que en otras situaciones, se hace hincapié en el recurso a estas mismas instituciones y en la legalidad internacional.
El canciller marroquí pidió, en este sentido, que las reglas políticas prevalezcan recurriendo a las instituciones internacionales y respetando la legalidad, diciendo que el tratamiento de diferentes problemas y crisis no debe cambiar según los intereses.