Cronica desde TindufFeatured

La avanzada descomposición del Polisario: El gran problema de Argelia

El mentor avaro

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

Fuentes concordantes desde el gulag argelino de Tinduf cuentan que la junta militar argelina presenta serios indicios de cansancio en sus vanas tentativas de evitar la descomposición completa de su milicia del Polisario.

Vuelve, según estas fuentes aquello de que “comen, duermen, roban y hacen negocios”. Y es que, sintiendo el comienzo del fin, los caciques del Polisario se dedican, desde hace meses, casi exclusivamente a los diversos tráficos y a la acumulación de más riquezas en precisión de, en palabras de uno de ellos en discretas confidencias a un familiar en Mauritania “por su no se logra enderezas lo irreparable”.

La mayoría de los pajarracos de la cúpula de la banda tienen loco al refugiado Al Gali Al Mostafa Assayid a quien el régimen militar argelino responsabiliza de este estado avanzado de descomposición.

Sus enemigos que, en este Guantánamo argelino de Tinduf, no son pocos no ocultan su deseo de que los mentores argelinos le hicieran rembolsar lo que ha dilapidado en casi medio siglo de impostura.

Los pobres rehenes del gulag no saben sobre qué pie deben bailar. El viejo S.M.F, que paso más de la mitad de su vida en los campamentos en sus mazmorras frías, decía a quien quería escucharlo que “al menos nos dejen regresar a nuestro país”. Clara alusión a Marruecos.

En Tinduf se respira parquedad y desconfianza. Argelia se muestra, cada vez mas avara, según muchos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page