CrónicasFeaturedIntegridad territorial

La consagración del reconocimiento estadounidense refuerza el consenso internacional sobre el carácter marroquí del Sahara

Sahara marroqui

 La consagración del reconocimiento estadounidense de la plena y completa soberanía de Marruecos sobre su Sahara, tal como lo expresó el jueves el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, confirma la veracidad de la causa de Marruecos y el firme y constante apoyo de la comunidad internacional a la integridad territorial del Reino y su soberanía sobre sus provincias del sur, en particular a nivel de las Naciones Unidas.

En efecto, con esta decisión, la actual administración norteamericana, que ha hecho del « regreso » de Estados Unidos al escenario diplomático mundial y en los foros internacionales una prioridad de su política exterior, reafirma la posición histórica que registró el pasado mes de diciembre este importante actor de la política exterior en las relaciones Internacionales.

En la ONU, Estados Unidos apoya así la posición de la abrumadora mayoría de los 193 estados miembros de la organización internacional sobre la cuestión del Sahara marroquí. Y por una buena razón, Estados Unidos, un miembro permanente influyente dentro del Consejo de Seguridad de la ONU y la pluma de sus resoluciones relacionadas con la cuestión del Sahara, sigue siendo muy consciente de que cualquier solución política y duradera a la disputa artificial en torno al Sahara marroquí solo puede intervenir en el marco de la soberanía marroquí y sobre la base del plan de autonomía marroquí, calificado de serio y creíble por todas las resoluciones del Consejo desde 2007.

Esta observación fue apoyada y consolidada a través de una proclama presidencial estadounidense, mediante la cual Estados Unidos registró el reconocimiento formal estadounidense de la plena soberanía de Marruecos sobre el Sahara. El texto de la Proclamación fue luego distribuido a los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas, como documento oficial del Consejo de Seguridad. Y en la carta enviada en esta ocasión al presidente del Consejo de Seguridad, de la que se envió copia al secretario general de Naciones Unidas, Estados Unidos recordó que la propuesta de autonomía marroquí es « la única base para una solución » justa y duradera « a la disputa sobre el Sahara.

Esta situación, reiterada en repetidas ocasiones a nivel de las Naciones Unidas por Estados miembros que representan a todas las regiones geográficas, fue afirmada una vez más alto y claro por la comunidad internacional el mes pasado durante la labor del Comité de las 24 de Naciones Unidas, así como por los representantes de varios países que aprovecharon esta oportunidad para expresar su apoyo a la integridad territorial de Marruecos y su iniciativa de autonomía como base para la solución definitiva de la disputa regional sobre el Sahara marroquí.

Asimismo, acogieron con satisfacción la apertura por varios países de consulados generales en Layun y Dakhla, en el Sahara marroquí, considerando que se trata de « un innegable impulso de apoyo al proceso político en curso » y a la soberanía del Reino sobre su Sahara.

En este sentido, los representantes de estos Estados insistieron en la necesidad de inspirarse de las recomendaciones del Consejo de Seguridad contenidas en particular en la resolución 2548 que llama a todas las partes, en particular a Argelia, a involucrarse de buena fe en el proceso político, bajo la égida del Secretario General de las Naciones Unidas, sobre la base de las resoluciones del Consejo de Seguridad desde 2007, con el fin de alcanzar « una solución política, realista, pragmática, duradera y de compromiso » a esta disputa regional.

Todas las resoluciones adoptadas desde 2007, destacaron la preeminencia del plan marroquí de autonomía en el Sahara, afirmando que este plan tiene el mérito de trascender las posiciones tradicionales y cumple con los estándares internacionales en términos de delegación de autoridad de gobierno a las poblaciones locales. En este contexto, varios países reiteraron su « pleno apoyo » a la integridad territorial de Marruecos y su soberanía sobre su Sahara, al tiempo que rechazaron cualquier ataque a los intereses supremos del Reino, su soberanía y su integridad territorial.

En este sentido, elogiaron los esfuerzos y el « sincero compromiso » del Reino de Marruecos para llegar a una solución política consensuada y definitiva a esta disputa regional que ha durado demasiado tiempo. Map

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page