CrónicasFeaturedFin de Trayecto

La Duquesa de York en Marruecos: Un Té, un Sol Desafiante y la Sorprendente Petición a Lyautey

Sonríe, por favor

Isabel Bowes-Lyon, duquesa de York

Durante la exposición de 1931, organizada por Lyautey, visitó Marruecos duquesa de York, futura Reina Madre de Inglaterra. Invitada a un té por el Mariscal, ocupó el puesto de honor en la mesa, teniendo a su derecha al anfitrión y a su izquierda al célebre escritor francés, André Maurois. En un momento dado, dijo la ilustre dama a Lyautey:

—Mariscal, usted que ha hecho tanto por Marruecos, ¿querría hacer algo por mí?

  • Lo que su Alteza me ordene —afirmó con rotundidad el galante militar.

  • Me da el sol en los ojos. ¿Querría hacer que desaparezca?

Mientras Lyautey la contemplaba atónito, una nube cubrió el sol. La duquesa esponjó su rostro en una agradecida sonrisa, mientras decía:

—Muchas gracias, Mariscal. Ya sabía yo que usted era capaz de todo.

Y de inmediato, volviéndose hacia Maurois y en voz baja, completó:

—Había visto venir la nube…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page