CrónicasEconomíaFeaturedVela en la obscuridad

La economía marroquí, una resistencia inquebrantable Por Salma El Badaoui (MAP)

Economía

 Marruecos, bajo el esclarecido y proactivo liderazgo de SM el Rey Mohammed VI, ha mostrado una fuerte resiliencia económica ante la nueva pandemia del coronavirus (Covid-19), gracias a la las estrategias implantadas y las diversas iniciativas emprendidas a favor del tejido económico nacional.

La visión estratégica definida por el Soberano ha permitido a Marruecos lograr un crecimiento sostenido en diversos sectores de actividad (agricultura, automoción, etc.) que han sabido resistir a las repercusiones de la crisis sanitaria y han logrado iniciar la recuperación, a través de programas y acciones concretas destinadas a reactivar la economía marroquí.

El programa integrado de apoyo y financiación de empresas « Intelaka », puesto en marcha en ejecución de las Altas Directrices Reales relativas a la facilitación del acceso de las empresas a la financiación, ha beneficiado así a varias empresas en particular a las muy pequeñas, pequeñas y medianas empresas (TPME ) en todo el Reino en términos de financiación, pero también apoyo para la realización de proyectos en diferentes sectores.

Un programa que tiene como objetivo ofrecer una nueva generación de productos de garantía y financiamiento destinados a las muy pequeñas empresas (EPV), jóvenes líderes de proyectos, mundo rural, sector informal y empresas exportadoras. El objetivo es poner en marcha una nueva dinámica de ruptura capaz de fomentar el espíritu empresarial para promover la integración socioeconómica de los jóvenes, especialmente en el mundo rural.

Al mismo tiempo, y para frenar las repercusiones de la crisis sanitaria, se puso en marcha un plan de recuperación sinónimo de movilización en todas las direcciones para reactivar la economía. Se han contraído varios compromisos para encontrar el camino del crecimiento y la confianza.

Esta hoja de ruta, que tuvo en cuenta todo el período crítico por el que atravesó la economía mundial y nacional en el contexto de la covid-19, infundió nueva vida a los operadores económicos.

Asimismo, se ha desarrollado la nueva estrategia agrícola « Generación Verde 2020-2030 », que impulsó un cambio de rumbo estratégico para permitir que unas 400.000 familias se integren a la clase media agrícola hasta el 2030 y confirmar el lugar de unos 690.000 hogares dentro de esta clase. .

Esta ambiciosa estrategia es portadora de una nueva generación de mecanismos de apoyo a la profesionalización de la Agricultura, a través de la reforma de la asesoría agraria, la generalización de los servicios agrícolas digitales y la promoción de proyectos de agricultura solidaria de nueva generación.

« Marruecos ha mostrado no solo resiliencia ante la crisis sanitaria sino también una convergencia de estrategias y situación económica y especialmente una recuperación en la letra U a lo largo de los últimos quince meses », dijo Abdelghani Youmni, economista y especialista en políticas públicas.

Más allá de la resiliencia, el Reino ha adoptado estrategias bien estudiadas para hacer frente a esta situación sin precedentes, dijo en un comunicado a MAP.

Confinado, Marruecos hizo un llamado a la solidaridad nacional a través del Fondo Especial para la gestión de la covid-19 para crear una red de seguridad social, abrió gradualmente su economía, protegió sus sectores vitales, desarrolló su soberanía alimentaria y reinventó un ingenioso modelo sustituto de las importaciones. para producir localmente e iniciar la transformación paulatina de su modelo de desarrollo ”, dijo el economista.

Según él, el renacimiento de la economía requiere necesariamente una vacunación generalizada y protección colectiva para salvar los prerrequisitos de veinte años de reformas, infraestructura y voluntariado para construir una economía emergente próspera de cara al futuro.

Gracias a una gestión ejemplar, Marruecos pudo en pocos meses vacunar a más de 11 millones de ciudadanos (1ª dosis). Un resultado que despierta la admiración de la comunidad internacional.

Refiriéndose a los sectores distinguidos durante este período de crisis, el economista subrayó que entre los sectores que aprovecharon al máximo la crisis, el agroalimentario que cuenta con más de 21.000 empresas, 161.671 empleados para una facturación de 161 mil millones de dirhams (MMDH ), o el 24% de la facturación industrial y el 7,45% del PIB.

Este sector, argumentó, ha jugado un papel excepcional al permitir que los marroquíes evalúen su soberanía alimentaria y verifiquen que es casi total y robusta. La crisis de la Covid-19 ha sido especialmente favorable para la industria farmacéutica, los laboratorios, los proveedores de equipos sanitarios y el sector médico privado.

Debido a su fuerte resiliencia frente al shock pandémico, además de las ventajas competitivas de las que disfruta, su posicionamiento geoestratégico y su estabilidad política, Marruecos está bien equipado para avanzar y aprovechar las oportunidades que se presenten y fortalecer así su posicionamiento en el mundo de cadenas de valor. Map

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page