CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

La educación núcleo del despegue Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

 

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

Uno de los derechos de las personas más reconocidos en los anales de las instituciones internacionales es la educación; esta legitimidad ha sido incluida en casi todos los programas sociales de los países del mundo. Por desgracia, según datos de la UNESCO, más de 260 millones de niños y adolescentes (el 17% del total de personas que deben asistir a sedes educativas) no van a ningún centro instructivo.

En Marruecos, el Ministerio de Educación Nacional, de la Enseñanza Superior, de la Formación de Cuadros y de la Investigación Científica se encarga de hacer posible la participación efectiva de las personas para adquirir una formación en general y en los diferentes sectores. El gobierno del Estado ha tomado la determinación de conseguir en el año 2030 un resultado que satisfaga a las generaciones venideras: que se consiga una educación de calidad y que se promuevan oportunidades para todos a lo largo de la vida y en todas las regiones del país.

Las autoridades marroquíes garantizan la escolarización de todos los niños de seis años, lo que exige una permanente intervención del Estado para que esta ley se cumpla. Esto ocurre en todo el territorio nacional. Por lo cual, en el Sahara marroquí, esta decisión se está haciendo de manera acelerada para alcanzar a las demás regiones y brindar a los jóvenes que no han podido asistir a la escuela, la posibilidad de acceder a la formación profesional.

Claro está que se necesitan esfuerzos serios para garantizar que la igualdad impere, sobre todo en cuanto a la diferencia de géneros y de lugar de residencia: que las niñas tengan las mismas salidas profesionales que los varones y que en el sector rural se ofrezcan las mismas oportunidades que en las ciudades.

Estas políticas públicas del sector educacional tienen como lema que la educación es una inversión a largo plazo y que termina por dar sus frutos. Por eso el Estado marroquí está luchando para arraigar el sistema educativo de la Nación en edad temprana de los saharauis, para encarnar, de manera positiva, los vínculos que unen las regiones del Sahara marroquí con el resto de la variedad social del país.

Nuestras provincias del sur han conseguido atender a sus propias necesidades gracias a los esfuerzos estatales: ellos han conseguido formar personal cualificado que bien puede llevar a cabo los planes de progreso con el objetivo de promocionar las disposiciones preparadas. Este resultado ha permitido alcanzar un intenso desarrollo de las infraestructuras básicas y a movilizar enormes esfuerzos humanos y materiales. Por ello, se han construido numerosos centros escolares a lo largo y ancho del territorio saharaui con la intención de ofrecer equidad en las oportunidades de aprendizaje, frente al resto de la Nación. Esta política ofrece a los habitantes del Sahara marroquí una base permanente e independiente de control y evaluación de sus propias tareas, esenciales para que se entienda que la intención del Estado es que todos en el país tengamos las mismas oportunidades de progreso, en el seno de la democracia de la que disfruta nuestro país y que al fin y a la postre, refleje la bella diversidad de la sociedad marroquí.

Lo importante es que los esfuerzos desplegados por Marruecos, siempre por indicaciones de nuestro soberano Mohamed VI, contribuyen de manera muy positiva a que haya un profundo desarrollo de todo el sector educacional ya que todo ha conocido mejoras: grandes obras de las infraestructuras básicas y una enorme movilización de recursos humanos y materiales  han contribuido para que este progreso sea una realidad y que haya vínculos de la gente del Sahara marroquí con el resto de los habitantes del Reino de Marruecos.

Sabemos que nos falta camino por recorrer para alcanzar el objetivo planeado pero la confianza en las instituciones del país son firmes y estamos seguros de una victoria final que deseamos compartan todos los habitantes del Sahara con sus hermanos secuestrados en los campamentos de la vergüenza.

Las puertas están abiertas ante todos los hijos de la Nación que consigan llegar a las regiones libres y dignas.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page