La embajadora de Marruecos en Colombia, invitada especial del X Congreso nacional de la CGT

0

Bogotá, MAP

La embajadora de Marruecos en Colombia, Farida Loudaya, participó, el miércoles, como invitada especial, en la ceremonia de apertura del X Congreso nacional de la Confederación General de Trabajo (CGT), en presencia del presidente colombiano, Ivan Duque Márquez.

Considerada como una de las organizaciones sindicales más importantes del país sudamericano, la CGT trabaja para la mejoría de las condiciones sociales de la clase obrera, así como por el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular el derecho de asociación y de reunión pacíficas en Colombia.
Esta importante reunión estuvo marcada por la participación de varias personalidades colombianas, entre ellas la ministra de Trabajo, Alicia Arango Olmos, el ministro de Agricultura y desarrollo rural, Andrés Valencia Pinzón, el presidente de la Sociedad colombiana de agricultores y miembro del Consejo de trabajadores, Jorge Enrique Bedoya, y más de 1.500 delegados nacionales e internacionales.
Cabe recordar que esta central sindical había publicado en 2017 una declaración en la que abogó por una “intervención internacional inmediata y de las Naciones unidas para evitar que continúe el deterioro de la situación de los derechos humanos en los campamentos de Tinduf”.
El comunicado también llamó la atención sobre la alarmante situación de las mujeres en los campamentos de Tinduf en dónde están sometidas a graves violaciones de sus derechos más básicos, y señaló que a pesar de los reiterados llamamientos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ) y la Secretaría General de las Naciones Unidas, se desconoce aún el número de personas detenidas en estos campamentos.
La CGT pidió igualmente la liberación de estas mujeres, e invitó al mismo tiempo a las partes involucradas a encontrar una solución política y definitiva al conflicto regional entorno al Sáhara marroquí en el marco de la soberanía del Reino de Marruecos y de conformidad con la propuesta marroquí de autonomía, calificada como “seria” y “creíble” por la comunidad internacional.