América LatinaCrónicasFeatured

“LA ESPERANZA DE DIOS” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Tri una de infomarruecos.ma

Un ángel camuflado de mariposa, se paseaba por un aromado y colorido valle argentino. Se detuvo en la cima de una montaña y la brisa que danzaba en el aire lo envolvió en un fresco torbellino de paz. Sus pequeños ojos no alcanzaban a resistir la natural paleta de pintor que se extendía a su alrededor perdiendo sus colores a la distancia. Pensó  – Dios estuvo aquí, esta es parte de su obra de amor, obra que el hombre no supo apreciar – y dijo para sus adentros,- que pena tanta belleza desperdiciada – . Dios que todo lo ve y lo escucha, reaccionó ante la pena del ángel. Se asombró de tal manera al mirar el paisaje que comenzó a preguntarse: ¿dónde están los verdes árboles con sus raíces y sus frutos que dejé para alimentos del hombre, y los dorados surcos de la tierra fértil para que no le falte el pan a sus hijos? ¿Dónde  las cabras para la leche que ayude a crecer a los niños? ¿Por qué están muertos los peces a la orilla del río si debieran nadar en ellos para alimentar multitudes, ese es su destino? ¿Y las aves, dónde construyen sus nidos si les quitaron los montes, dónde criarán sus pichones el tordo, la calandria y el mirlo? Todo es silencio donde dejé trinos de zorzales, perfumes de magnolias y azahares. ¿Qué hizo el hombre con mi obra de amor en este mundo? se sentó sobre una piedra y le preguntó al ángel: ¿En qué me equivoqué? Éste le contestó: Confiaste Señor demasiado en la inteligencia del hombre, se la diste para que construya y él la usó al revés. En lugar de flores, sembró espinas, taló montes y cerró surcos, calló trinos y despertó gritos, envenenó el agua y aniquiló peces, cambió los verdes por grises, contaminó el aire y el cielo, pero todo eso tiene arreglo tomándote tu tiempo. Te pregunto con dudas utópicas, ¿Dime señor podrás corregir al hombre, según se dice tu creación más perfecta? Justo pasaban por allí, un carcelero, un político, un traficante, un proxeneta, un vago, un corrupto y su mentor, un juez, un cura con sotana al hombro, un médico abortista, un vividor, un asesino, un violador…Desilusionado se cubrió los ojos y no emitió palabrasEstaba ensimismado, tratando de encontrar una respuesta para el ángel, cuando de pronto escuchó otras voces. Miró y encontró en el nuevo grupo: Una maestra, un médico del grupo sin fronteras, un político que compartía su pan con un anciano, un niño que daba agua a un perro, un enamorado que regalaba una flor, un potentado que compartía sus riquezas, un científico que colocaba una vacuna, una madre que no soltaba la mano de su hijo, un cura que enseñaba una oración…Sonrió y contestó sin perder las esperanzas: Sí, mi creación más perfecta aún puede corregirse, ¿sabes por qué? No, dímelo tú,  – Porque el hombre aunque lo tiene extraviado aún no perdió su corazón. Tomó al ángel de la mano y regresaron al cielo, aún les quedaba un poco de esperanzas. Al poco tiempo un nuevo Ángel apareció, preguntando: Señor Dios, me gustaría vivir en la Tierra, entre los hombres. Así será hecho, respondió el Señor. Desilusionado con lo que pasaba en el Mundo al poco tiempo el ángel resolvió  volver al cielo. ¿Por qué Volviste? Preguntó el Señor. Es que no me fue posible permanecer más tiempo en la tierra. Allá existe mucha miseria y violencia, mucha maldad, mucha injusticia. Y el Señor les dijo¡Claro! El lugar de ustedes es aquí en el cielo. La Tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere, nada es perfecto. El cielo en cambio es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada pereceDespués que regresó el Ángel, Dios se percató: Pero nos está faltando un Ángel. ¿Será que el que estaba en la tierra no llegó o se perdió en el camino? Un ángel que estaba cerca respondió: No Señor,  tu Ángel resolvió  volver y quedarse entre los hombresEl descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay límite, donde las cosas no van bien, donde hay lucha y dolor. Es que la Esperanza  siempre estará latente Señor. Mientras yo este contigo en este mundo un árbol siempre crecerá y el verde nuevo de la ilusión, del aliento del optimismo alumbrara  elevándose al cielo en un verduzco resplandor de AMOR Y PAZ.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page