América LatinaCrónicasFeaturedTú, por ejemplo

LA GENEROSIDAD DEL CORAZON, Elias D. Galati (Argentina)

Reflexiones

La generosidad es la grandeza del alma, es la tendencia del ánimo a anteponer el decoro a la utilidad.

Generoso es quien obra con magnanimidad y nobleza,  siendo excelente en su especie.

La generosidad verdadera brota de un corazón genuino y noble que no busca recibir nada a cambio.

Es un concepto místico asumido en nuestro interior como consecuencia de creer en la unidad de los hombres, en la igualdad y el equilibrio entre todos, que hace que prioricemos el nosotros sobre el yo.

Generoso es aquel que da, sin condiciones, como una forma de cumplir con un deber de conciencia en relación a los demás.

Ese dar no sólo comprende las cosas materiales, buscando acercarse a las necesidades de quienes nada o poco tienen, con aquellos que viven holgados y le sobran los bienes, sino también en la inversión de su propio tiempo y aún de su persona.

Hay un orden de importancia, hay prioridades en nuestra existencia, y en ese orden la primera prioridad es el hombre.

El ser humano, nuestro hermano, todos nuestros hermanos, con la misma dignidad y los mismos derechos que nosotros, y a quienes nos debemos en relación a sus necesidades, a sus dificultades y a la vida que atraviesan en muchas circunstancias.

Se ha dicho que nuestro mundo está bien construido pero mal distribuido, y vemos diferencias abismales entre los hombres, en especial en épocas de crisis, donde hay pobreza, indigencia y miseria alrededor de fastuosidad, riqueza y excesos.

Esta primera inquietud sostiene la necesidad de tener claro que es lo que necesitamos, y que es lo que nos sobra, y como podemos colaborar para que haya en el mundo menos gente necesitada.

Más eso no alcanza para la generosidad del corazón; porque debemos comprometernos, debemos ser generoso con nuestro tiempo, dedicando parte de él a nuestros hermanos necesitados.

De allí surgirá el compromiso personal, es decir que pongamos el cuerpo en la situación, que la generosidad se exprese en persona, con nuestra actitud, nuestras acciones y nuestro comportamiento.

No hay mayor generosidad que compartir con el otro, pero por sobre el compromiso de compartir las cosas materiales, hay uno superior, que hace a la vida de relación y a la vida misma, compartir la palabra y el tiempo de la vida.

Escuchar al que se nos acerca, entender sus problemas y necesidades y hablarle como respuesta a su inquietud.

Que sepa que estamos a su lado, que comprenda que compartimos, porque nos conmueve y estamos dispuestos a poner todo a nuestro alcance para buscar un paliativo o una solución.

Que vea en nuestra respuesta la aceptación a su demanda y la intención de caminar juntos la existencia.

Vemos actitudes egoístas, soberbias, orgullosas, de aquellos que piensan que lo mío es mío y no lo comparte; que yo no tengo nada que ver con los problemas del otro, que no me atañen, y que cada uno debe cargar con su propia mochila.

Pero esa no es la forma en que se mueven las especies, el destino es común a pesar de las individualidades.

Aquello que les pase a los otros,  me atañe, me comprende, me corresponde.

Dice la Escritura “2 Corintios 9/11…Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos…”

En todo momento debemos ser generosos y también con nuestro tiempo, nuestra simpatía, el perdón, el amor, la amabilidad, con toda nuestra vida, con todo lo que somos y valemos.

La generosidad del corazón es uno de los mayores actos de amor, porque es la comprensión de la existencia misma.

Es el acto virtuoso de entender que todos somos hermanos, iguales e hijos de un mismo Padre, que está atado nuestro destino al destino de los demás y que para que el mundo sea mejor, debemos ser generosos.

Aun insertos en este mundo postmoderno que nos condiciona, que mira para otro lado y piensa sólo en sí, seamos generosos, con nuestros bienes, con nuestras acciones, con nuestras palabras, con nuestro amor y con el dolor de los demás, con nuestro tiempo, con nuestra propia persona y sobre todo con nuestro corazón.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page