CrónicasFeaturedIntegridad territorial

La geopolítica y el diálogo Por: Bachir Edkhil (Estrecho News)

Anàlisis

Cuando la historia, la geografía y sobre todo las relaciones humanas, de familias, unen a dos países, sin mencionar intereses múltiples, eso implica mucho tacto en el trato, mucha objetividad a la hora de tomar posturas o emitir juicios o declaraciones.

En este tipo de cosas no cabe “apaga y vamonos”. Solo la alta diplomacia basada en el respeto mutuo puede y debe solucionar cualquier malentendido o crisis surgidas o provocadas.

Las crisis suelen ser excelentes oportunidades para dar paso a óptimas  relaciones basadas sobre el principio ganador- ganador.

Se sabe que a río revuelto ganancia de pescadores que buscan sus intereses, menguados y efímeros en esos rifirrafes sin sentido.

En esta crisis marroco española algunos prefieren, en sus análisis, ir por las ramas y olvidar el problema de fondo. Pues todo el mundo sabe, aunque algunos no lo quieren admitir, que el problema no es la emigración ni muchos menos.

El problema surge más allá y está allí latente, aunque se evita hablar de ello,apesar de que el estallido  se veía venir, como apunta en alguna intervención  el ex presidente, el sr. Aznar.

Evidentemente es una crisis unilateral y no multilateral como se intenta hacernos creer.

Creo que algunos aún no han entendido el cambio en los intereses geopolíticos en toda la región, y en la necesidad de un cambio de paradigma en acorde a las múltiples y variadas alianzas de Estados soberanos que cada cual intenta defender sus intereses como puede.

Ya no son momentos de pasiones y desfiles de banderas y verborreas que aún utilizan términos en desusos que la propia ONU y la comunidad internacional dejaron atrás.

Parece que algunos supuestos solidarios aún están perdidos en los cerros de Úbeda y les importa bien poco la suerte de los saharauis. Nunca vi a personas aplaudir a asesinos reconocidos como tales por todos.

Cabe recordar que en ninguna resolución de las NNUU menciona a España como parte del conflicto que opone los militares argelinos y Marruecos, por intermediación del brazo armado Polisario que paradójicamente pide la independencia de solo una pequeña parte del Sáhara Occidental. Y sigue trotando por capitales europeas con dinero europeo , enarbolando sloganes y proclamas que las propias instancias internacionales dejaron de utilizar.

El Consejo de Seguridad destierra de su lenguaje los términos que tanto les gusta a los polisarios – no confundir saharauis y el polisario-y sus acólitos como autodeterminación o referéndum.

La ONU no pudo determinar ese cuerpo electoral habilitado para ir a un referéndum.

Por favor leer las resoluciones de ese organismo internacional.

Y cuando su excelencia la ministra Arancha Laya dice que quiere escuchar las propuestas marroquíes e insiste en el organismo internacional, debe recordar que allí se habla de una solución justa, consensuada, viable y entre todas las partes implicadas en el conflicto ( digo partes en plural).

Y si la señora Ministra olvida que fue el gobierno español el que izó   oficialmente la bandera marroquí un 27 de febrero de 1976 en El Aaiún, lo cual supone un reconocimiento oficial de la marroquinidad del Sahara, sin olvidar los intereses firmados sobre la parte española en pesca y fosfatos entre otros, debe revisar un poco, y con mis respetos, los archivos de su país y más las actas de las Cortes españolas en su momento.

No creo que la historia pueda repetirse ni volver a reescribirse como algunos lo pretenden.

Pero lo más útil en todo esto, es el reconocimiento que la ministra hace cuando dice que “ estamos abiertos a escuchar a Marruecos sobre el Sahara”, eso puede traducirse como una disculpa tímida pero válida, ya que con eso se empieza a empaquetar el dosier del Polisario, y se abre en fin una nueva página donde se busca La Paz y la prosperidad en la región, y se garantiza el bienestar de los saharauis en su propia tierra lejos de guerras.

El error es humano y muchos nosotros nos han engullido en un momento esa propaganda “ salvadora” que ha convertido al polisario en una secta que rechaza todo tipo de debate o disidencia.

Por último señora ministra gracias por su benevolencia al acoger por “razones humanitarias” a nuestro propio verdugo, que el día 28 de enero de 1975, nos lanzó amarrados en una de las crestas de las montañas que colindan con la ciudad de Tindouf. Allí nos dejó el Gali amarrados cómo vestías en medio del desierto y en medio de la noche . Eso sí, tuvo la gentileza de inclinarse y musitar un “lo siento” solitario que da lastima. Espero señora ministra que tenga también la bondad de que esas razones humanitarias que tanto le gustan, tengan en cuenta los miles de víctimas de esas personas asesinas y violadores,  que usted acaba de acoger en un pais respetable  donde la justicia es independiente.

Muchas gracias por querer escuchar. Y que se escuchen a todos los saharauis y más los que creen en la paz y en la reconciliación.

De Estrecho News

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page