América LatinaAntes de olvidarCrónicasFeatured

La Imagen de Marruecos en América Latina: Said Jedidi (actualizado 12/2/2020)

Opinión

Sin género alguno de dudas, Marruecos merece màs y mejor imagen en toda América Latina que la que tiene actualmente y ha tenido hasta ahora. Pero, como se dice ¡Comunicación, cuantas desfachateces  se cometen en tu nombre! O sea que para mejorar una imagen primero se debe tener la voluntad política, que a todas luces, Marruecos la acaba de descibrir, con resultados que superan todas las previsiones  uy todos los pronosticos y luego obrar en este sentido, que tampoco hace desgraciadamente nuestro país, por lo menos sobre el plano oficial.

Hoy por hoy, hablar de imagen es hablar de relaciones comerciales y económicas y de cierta manera aunque en menor medida, lo débenos reconocer también, culturales. De tal modo que, pese a toda una serie de factores que sellan una afinidad cabal y fehaciente con América Latina, y lo que podría representar para las dos partes màs comprensión y mejor cooperación, la parte de ésta en los intercambios exteriores de Marruecos no superba el 5% en media durante 2012-2015. Desde entonces hubo un sobresalto para corregir esta “anomalía”.

Pero lo curioso es que, según los expertos y analistas, esta situación se debe, en gran parte al desconocimiento o poco conocimiento del mercado latinoamericano por la inmensa mayoría del sector privado marroquí y sobre todo a las dificultades en el transporte y en la comunicación entre ambos.

Marruecos, no me canso de recordarlo, es el único país no ibero-americano que tiene una asociación de escritores en español, otra de periodistas que ejercen en español, eminentes estudiosos universitarios de las realidades y facetas latinoamericanas y una larga etcétera de, como diría el otro, exclusivos vínculos con España y con América Latina. Pero al mismo tiempo es el que menos lo rentabilizaba haxsta hace poco en la defensa de sus causas sagradas y el que menos lo capitalizba en términos de relaciones con los países concernidos.

Evidentemente se ha escrito y se ha dicho mucho sobre la imagen de Marruecos en América Latina. La exageración o las tendencias oficialistas u oficiosas lo han deformado todo.

En 1979 una delegación parlamentaria, compuesta de los partidos del Istiklal (el difunto Dris Marrakechi), la RNI (los difuntos L’Hssen El ualadi y el Dr. Maati Majati) M’Barek Zemrag, la USFP (Mohamed Meluk) y servidor como agregado de presa y comunicación efectuó una gira por México, Colombia Brasil, Ecuador y Costa Rica, abriendo una nueva era de relaciones con estos y demás países latinoamericanos e impulsando, o por lo menos estos es lo que creía, una nueva dinámica de acercamiento y de cooperación en todos los dominios.

Parece como si sus esfuerzos se hicieron con agua, que poco después se secó. Era, efectivamente, aguas de borraja.

Desde el 2004, fecha de la visita oficial del rey Mohamed VI a 6 países latinoamericanos, lo que había sido interpretado como el refuerzo del diàlogo estratégico al màs alto nivel con los socios tradicionales de la región visitada por el soberano: La Argentina, Brasil,  Chile, México y Perú los que pretendemos conocer América Latina creímos que Marruecos ha optado, por fin, a dar un impulso a sus relaciones económicas y politices y a crear una nueva dinàmica enmarcada en la vision real de la cooperaión Sur-Sur, tanto màs que Marruecos beneficiaba del estatuto de miembro observador en la Organización de los Estados americanos (OEA).

12 años después de esta gira real (visita a Perú) y justamente cuando creíamos firme o genuinamente que Marruecos iba a incluir sus relaciones con América Latina en el marco de sus prioridades en su política exterior, resulta, cuando menos, paradójico constatar que la donación por el rey de unos camellos a la provincia de Ica en Perú ha tenido màs efecto que lustros de diplomacia y de labor de información y comunicación marroquí en este país y en el resto de América Latina.

Personalmente me quedé asombrado al constatar el total y casi enigmático desconocimiento de los peruanos y ant, de los mejicanos y más tarde de los argentinos de Marruecos y de sus causas, al ser invitado de un programa estelar del canal 14, el màs estelar de Perú, cuando descubrí que el interés de los peruanos por Marruecos y sus cosas solo era comparable con su desconocimiento del reino y sus cosas. Lo mismo en La Argentina y lo mismo también en México, único país con corresponsal en Marruecos (MVS)

Ni tanto ni tan poco. No son pocos los que afirman que Marruecos no tiene ojos o lengua màs que para ver a Francia y hablar francés. Ahora resulta que el 10% de los marroquíes, según fuentes de francofonita, hablan francés y son francófonos. La falta de visibilidad y de estrategia de comunicación es, para con países subdesarrollados o de su ámbito como América Latina, la materia pendiente de Marruecos desde hace lustros.

A excepción de Othmani, cuando era jefe de nuestra diplomacia, casi todos los ministros de exteriores de Marruecos eran hispanófonos. Ninguno decidió acordar màs importancia a la imagen de Marruecos en América Latina y el resultado es que, salvo esfuerzos de francotiradores, universitarios, escritores o conferenciantes en defensa de las sagradas causas de la nación como el Sahara, Marruecos está enigmática e incomprensiblemente ausente de todos o casi todos países de América Latina.

Y lo curioso es que, con la calidad de sus hispanohablantes e hispanistas, Marruecos fue y sigue siendo el país màs apto para atraer y seducir a todos los países iberoamericanos.

Y como para muestra basta un botón, mi botón de muestra es mi participación personal junto al profesor Mohamed Salhi en un encuentro juvenil internacional en Caracas. Nos había sorprendido el interés y la disponibilidad de los  dirigentes venezolanos a estrechar sus relaciones con Marruecos y a intensificar los flujos entre los dos países. 

Se ha hablado mucho de estrategias, como la del 2013 con el actual jefe del gobierno, Saad Eddine El Otmani como canciller, pero como sus anteriores en este cargo, todo se ha quedado en aguas de borraja. Afortunadamente un grupo de excementes embajadoras y embajadores estàn realizando el milagro, recuperabdo gbran parte del tiempo perdido o dilapidado. Estas/estos si se merecen nuestro respeto, nuestra y nuestra sincera gratitud.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page