América LatinaCrónicasFeaturedTú, por ejemplo

LA INCERTIDUMBRE Elias D. Galati (Argentina)

Tribuna de infomarruecos.ma

Elias D. Galatii, poeta argentino

La incertidumbre es la falta de certeza, de seguridad o de confianza, especialmente cuando crea inquietud.

Puede ser en relación a uno mismo, a alguien o algunos o a algo.

Deriva del latin incertae, compuesto por un prefijo “in” que significa no o sin, y “certae” de certus (cierto) y el sufijo  que indica cualidad.

Es entonces lo que tiene la cualidad de no ser cierto.

No tiene evidencia ni certeza, por lo que está en estado de incertidumbre, aplicándose también a la persona que está en dicho estado.

En relación al cual, se dice que no tiene conocimientos fiables ni puede definir el objeto por su carencia de certeza.

Es un problema que trae consigo duda, indecisión, vacilación.

Es una pregunta sin respuesta o que puede tener muchas respuestas.

En la vida de todos los días, aparece la incertidumbre, siendo tan común en muchas cuestiones, que se elaboran pronósticos, como formas de acotar la incertidumbre, pero que no dan total seguridad.

Es conocido en la física el principio de incertidumbre de Heisenberg, un científico alemán que indicó la imposibilidad de señalar simultáneamente en los objetos dos magnitudes físicas, que se pueden observar, pero no medir al mismo tiempo.

La incertidumbre forma parte del contexto en el que se mueve el hombre, en la proyección del presente hacia el futuro.

¿Quién tiene la seguridad de lo pasará en el próximo instante?

Para paliar esa inseguridad que genera angustia y temor, las sociedades humanas han establecido normas, reglas, que se cumplen en un orden estricto y que son siempre las  mismas, en una rutina que pocas veces cambia.

Es como un apunte, una hoja de ruta, que nos da cierta seguridad en el camino existencial.

Le permite al hombre lograr objetivos, tener éxito y conseguir la felicidad en su vida.

Pero hay situaciones límites a las que está sometido tanto el hombre como las comunidades, que provocan un después, condicionado y no reglado con las normas que habían sido establecidas, o por ruptura del sistema, o por la modificación del sistema de relación, entre el hombre y la naturaleza.

Con mayor intensidad, si en el intervalo, hubo un quiebre, una ruptura del orden, y una situación excepcional que trastocó la vida, la rutina, el orden y hasta la condición de las sociedades.

Algunas situaciones ya se conocen, como las contiendas bélicas y la experiencia hace que después de ellas uno sepa a que atenerse.

También los cataclismos y las epidemias.

Pero cuando la situación es nueva, aunque el desorden sea similar, a la angustia y el temor, se añade la incertidumbre, que es de tal modo, que hace al hombre temer por lo desconocido, como si fuera la primera vez que le sucede, o tuviera como se dice en el argot que “barajar y dar de nuevo”, es decir establecer nuevas normas, un nuevo orden y nuevas formas de conducta individual y social.

Es evidente que la pandemia del coronavirus, aun cuando se convierta en endemia, y se deba comenzar a convivir con ella, ha generado un temor insólito y generalizado, por los alcances del desorden establecido.

¿Hay alguna certeza, que habrá un después, total e idéntico al orden anterior?

¿El comportamiento social será el mismo?

Es imposible saberlo. No hay ninguna certeza.

Parece evidente que las formas de relacionarse serán distintas, que operaran otras variables: la distancia social, el tapaboca, la higiene a ultranza, y la no aglomeración.

Si será transitoria o definitiva, no se sabe, pero se cree con firmeza que influirá en la futura existencia humana.

Como es un fenómeno novedoso, tampoco hay posibilidad de saber como protegerse o prepararse, lo que añade un ingrediente más a la incertidumbre.

¿Qué debemos hacer?

Prepararnos de la mejor manera, buscar condiciones que sean adecuadas a la nueva situación, y sobre todo pensar y considerar que pasará con los niños y los adolescentes, que son los actores principales, aquellos que necesitan un marco establecido y estable, y que se encontraran con una conmoción de reglas y de posibilidades, que no sospecharon, ni conocieron.

Es el desafío del día después, del tiempo después, en el cual la pandemia desaparezca o se convierta en endemia y debamos convivir con ella.

El futuro

El futuro es incierto

las reglas del juego también

es posible que aquel

que fui en otro momento

ya no sea, y el encuentro

con lo normal otra vez

sea mejor, para bien

o se mantenga el sustento

de un mundo que sin acierto

rueda eligiendo a quien

acepta para sostener

los males que lleva dentro

Es ahora…lo que siento

la igualdad hacer valer, 

justicia, poder saber

amarnos sin miramientos

Elias D. Galati

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page