CrónicasFeaturedFin de Trayecto

La Inolvidable Marilyn y los Tesoros Literarios de Billy Wilder

Sonríe, por favor

La Inolvidable Marilyn y los Tesoros Literarios de Billy Wilder

Marilyn solía llegar horas tarde y sin saberse el guion. Le preguntaron a Billy Wilder que por qué aguantaba eso y contestó: « Tengo una vieja tía, en Viena, que estaría en el plató cada mañana a las 6 y sería capaz de recitar los diálogos incluso del revés, pero ¿quién querría verla? Además, mientras esperábamos a Marilyn, no perdíamos totalmente el tiempo. Sin ir más lejos, yo tuve la oportunidad de leer Guerra y paz y Los miserables.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page