Cronica desde TindufCrónicasFeatured

La inteligencia militar argelina de luto: Murió Mohamed Jaddad

Atolladero

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Para los, en este gulag argelino de Tinduf, saben por dónde va el tiro, la inteligencia militar argelina se ha quedado huérfana. El difunto marxista leninista mauritano Mohamed Jaddad, preparado exhaustivamente, costando millones de dólares, para reforzar el núcleo duro del Polisario en su espejismo separatista ha fallecido.

Sin Jaddad, los servicios de inteligencia argelinos encargados del “expediente del Sahara” se encuentran en una situación extremadamente delicada. Hace falta tiempo… mucho tiempo y el tiempo es, justamente lo que le falta. Traer a un comunista de Mauritania y convertirlo en dirigente del separatismo marroquí cuesta esfuerzo, dinero y, sobre todo, perseverancia.

En la cúpula del Polisario hay otros mauritanos, malíes, argelinos, nigerianos (Níger). Lo que no hay son verdaderos saharauis. Ghali al frente de la banda es para sahrauizarla. El hombre es, de sobra, conocido por las autoridades de la ex administración colonial española en el Sahara por sus “loables servicios” a la ocupackion española del Sahara.

¿Por quién apuesta Argelia? Ghali propone, espera y seguramente aprueba. Pero él, como sus mentores saben que los grandes hombres de la “causa” como Omar Admi, alias Hadrami o Hach Baricala. Uno en su país Marruecos, otro en Vitoria, escapando a las acciones criminales de las milicias de Ghali o Mahfud Ali Biba, fallecido o Mustafa Bachir (Buicher) vivo, pero dedicado a sus miles de camellos que nadie sabe de dónde ni como, ni con qué los ha adquirido ya no le pueden servir mucho.

El Polisario se queda sin su núcleo duro. Un atolladero para Argelia y un rayo de esperanza para los realistas que piensan realmente en su gente, rehén en este gulag argelino.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page