LA IZQUIERDA ANTICAPITALISTA ESPAÑOLA EN CRISIS Por el Dr. Adalberto C. Agozino

0

 

Podemos, el partido antisistema y anticapitalista más importante de España atraviesa por una crisis de confianza debido a las enconadas luchas intestinas y el aburguesamiento de sus cuadros dirigentes.

Dr. Adalberto C. Agozino
Unidos Podemos es un partido político español enrolado en la izquierda anticapitalista. Irrumpió en la política peninsular en enero de 2014, rompiendo, junto con el partido neoliberal Ciudadanos, el bipartidismo de que gozaba hasta entonces España. Sus promotores eran dos plataformas. Por un lado, la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) dedicada a proporcionar servicios de consultoría política, jurídica y económica a partidos políticos y gobiernos populistas de América Latina. Entre sus clientes se contaban los gobiernos de la Comunidad Valenciana, Venezuela, Ecuador, El Salvador y Bolivia.
Los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, por ejemplo, habrían pagado unos cuatro millones de euros a la Fundación CEPS en concepto de consultorías.
Por otro lado, los fondos provenientes del entramado audiovisual montado por el politólogo Pablo Iglesias para difundir propaganda iraní, especialmente a través del programa “Fort Apache” emitido por la televisión pública de Irán, Hispan TV y financiado por la productora 360 Global Media S. L., propiedad del iraní Azimi Mahmoud Alizadeh.
Irán habría aportado 9,5 millones de euros a los dirigentes de Podemos. Pablo Iglesias, Secretario General del partido, ha reconocido el financiamiento iraní en un discurso a las bases de su movimiento.
Iglesias comenzó mencionando el tren precintado que los alemanes proporcionaron a Vladimir Lenin para retornar a Rusia desde su exilio en Suiza, en 1917, durante la Primera Guerra Mundial. “A los alemanes -recordó Iglesias- les interesaba poner un tren a Lenin para que desestabilizara a Rusia. A los iraníes les interesa que se difunda en América Latina y en España un discurso de izquierdas porque afecta a sus adversarios. ¿Lo aprovechamos o no lo aprovechamos?”. En esta forma, sin ningún pudor, Iglesias, el líder de un movimiento que se reputa de progresista reconoció su asociación con un régimen teocrático y oscurantista que no duda en lapidar a mujeres y homosexuales.
Es por ello qué, Unidos Podemos adoptó el programa y la retórica de los regímenes populistas latinoamericanos que tenían los peores registros en materia de prácticas democráticas y respeto por los derechos humanos.
Para captar el apoyo del electorado, Unidos Podemos apeló al discurso populista de que los ricos y poderosos son malos y los pobres son buenos. De hecho, construyó su estructura discursiva no sobre el modelo horizontal de izquierda versus derecha, sino el vertical de los de abajo contra los de arriba.
Así, los líderes de Podemos se proclamaron admiradores y seguidores de regímenes tan repudiables como la Cuba de los Castro, la Venezuela de Chávez y Maduro, Ecuador bajo el gobierno de Rafael Correa, Argentina bajo el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, etc. Incluso recientemente, Pablo Iglesias encabezó junto al ex jefe de Gobierno socialista, José Luis Zapatero, la ilegal tercera candidatura consecutiva de Evo Morales a la presidencia de Bolivia.
La demagogia populista de Unidos Podemos, y sus compromisos internacionales, los llevaron a proclamar su apoyo al terrorismo separatista del Frente Polisario.
LA AUSTERIDAD REVOLUCIONARIA
Los fundadores de Unidos Podemos fueron un grupo de politólogos, en su mayoría docentes universitarios, entre los que se contaban Pablo Iglesias, Luis Alegre, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejón, Carolina Bescansa, José Manuel López e Irene Montero.
El nuevo partido pretendía representar a los indignados que expresaban su descontento por la crisis económica y el desempleo que empobrecía a la clase media española.
El discurso inicial de Unidos Podemos ponía énfasis en presentar una alternativa frente a la clase política, económica y cultural, a la que despectivamente denominaba “la casta”.En especial censuraban los privilegios y la corrupción de los gobernantes españoles. Podemos pretendía proponer nuevos dirigentes más parecidos a sus representados.
Los dirigentes surgidos de Unidos Podemos afirmaban renunciar a los privilegios de gozaban los miembros de la casta. Comenzando por los generosos salarios que se asignan a los políticos electos. Los miembros de Podemos acordaron voluntariamente limitar sus honorarios a tres salarios mínimos, donando el excedente de sus dietas al Partido o a la organización humanitaria de su preferencia.
También renunciaban a todo tipo de formalidad u ostentación en la vestimenta. Para los jóvenes dirigentes de Podemos, la Revolución parecía consistir en desterrar el saco y la tradicional corbata de su atuendo. Pablo Iglesias, por ejemplo, se caracteriza por el peinado con coleta y por vestir un uniforme compuesto de pantalón de jeen y camisa arremangada.
El discurso de Podemos se complementaba con una abundante verborragia anticapitalista, proponiendo la distribución de la riqueza, demonizando a los ricos y banqueros a quienes responsabilizaban por la crisis.
Pablo Iglesias, en especial, construyó su imagen pública como un talibán del igualitarismo extremo censurando todo signo de exhibición de riqueza por parte de los políticos. En 2012, escribió un mensaje en que se refería a la compra de un inmueble por parte del ministro Luis de Guindos. “¿Entregarías -sentenció Iglesias- la política económica del país a quien gasta 600.000 euros en un ático de lujo?”. Agregando: “Que la política económica la dirija un millonario es como entregar a un pirómano el ministerio de Medio Ambiente.”
En otra ocasión, Iglesias, al ser entrevistado por la periodista Ana Rosa Quintana, defendió la convivencia de que un político viviera en vecindario de clase obrera y no en un chalé de la periferia. Enesa ocasión, el Secretario General de Podemos reflexionó: “Es peligroso aislar a alguien porque entonces no saben lo que pasa afuera. Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalés, que no saben, lo que es coger el transporte público…”
Pronto toda esta parafernalia moralista comenzó a ser puesta a prueba.
AUTORITARISMO, NEPOTISMO Y ABURGUESAMIENTO
En primer término, se hizo evidente que Pablo Iglesias comenzaba a acumular poder interno aplicando la conocida técnica soviética de la “purga permanente” para eliminar toda disidencia y desplazar a los posibles rivales dentro de Podemos.
En febrero de 2017, Iglesias aprovechó su ventaja en la “Asamblea Ciudadana de Vistalegre II”, para suprimir a la facción centrista que respondía la número dos del Partido, Iñigo Errejón.
En Vistalegre II participaron alrededor de 155.275 militantes -el 55% del censo activo- y la lista encabezada por Iglesias fue la triunfadora con el 51% de los votos emitidos frente al 34% de los moderados representados por Íñigo Errejón y el 13% de la facción más radical anticapitalista liderada por José María González “Kichi” y su pareja Teresa Rodríguez, líderes de Podemos en Andalucía.
Errejón perdió la Secretaría Política del Partido y el cargo de portavoz en el Congreso de Diputados, posición que pasó a ocupar Irene Montero, una dirigente que también era la pareja de Iglesias. Errejón quedo recluido como dirigente de Podemos tan sólo en la comunidad de Madrid.
Otros partidarios de Errejón resultaron también “purgados” de sus posiciones de poder dentro del Partido como ser: José Manuel López, quien perdió su posición de portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid o Sergio Pascual hasta entonces Secretario de Organización de Podemos.
Luego le llegó el turno a la dirigente gallega Carolina Bescansa, una de las fundadoras de Podemos. Bescansa, una experta en derecho constitucional ocupaba como vocal la representación de Podemos en la Comisión Constitucional de la Cámara de Diputados. Ese cargo también pasó a ser ocupado por la diputada Irene Montero.
En una reunión del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos, la diputada Bescansa había expresado su preocupación por que la estrategia de su partido en Cataluña pudiera restarle apoyos en el resto de España.
Bescansa cuestionaba que Pablo Iglesias llevaba a Podemos a secundar la línea “comprensiva” con el separatismo catalán, lideraba por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.
“Declarar mañana la independencia de Cataluña es ilegitimo y una gran irresponsabilidad, no justificable ni con la ominosa actitud de Rajoy”, sentenció Bescansa hace unos días, por medio de las redes sociales.
La réplica de Iglesias no se hizo esperar, siguiendo las directivas del grupo parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podemos. En Marea, desplazó a la dirigente disidente de su principal posición parlamentaria.
Bescansa parece haber asimilado el castigo y se muestra pronta a dar la batalla interna contra la dirección autocrática ejercida por Iglesias. Replicó declarando: “A mí me gustaría un Podemos que le hablase más a España y a los españoles y no sólo a los independentistas”.
Pero no dejó el tema allí, también se lamentó del hecho que Podemos carezca de “un proyecto político para España.”
El comportamiento de Iglesias era un claro abuso de autoridad, al recurrir al nepotismo para tratar de controlar los principales puestos de poder dentro de su partido promocionando para ello a su esposa. Una práctica a la que en su momento apelaron Daniel Ortega en Nicaragua, Juan D. Perón y Néstor Kirchner en Argentina entre otros.
Pero, allí no terminó la cosa. Todavía no se habían acallado totalmente los ecos de la confrontación interna en Cambiemos cuando Iglesias conmocionó a propios y ajenos anunciando la compra de un lujoso inmueble para vivienda familiar.
Pablo Iglesias, quien espera mellizos con su pareja la diputada Irene Montero, anunció la adquisición de un chalé en la localidad madrileña de Galapagar por 660.000 euros. Galapagar se ubica entre la Sierra Norte y el noreste a unos 40 km de Madrid. Es un enclave próximo a los municipios más acaudalados de la Comunidad de Madrid: Pozuelo de Alarcón, Boudilla del Monte, Majadahonda o Las Rozas.
El inmueble, que tiene una superficie de 268 metros cuadrados y esta construido sobre una parcela de 2.352 metros cuadrados, también cuenta con piscina, casa de invitados y una zona parquizada.
La parte edificada de la vivienda consta de una planta principal que gira alrededor de un amplio hall que divide en dos alas la vivienda. Dispone de tres dormitorios, donde destaca una suite principal con amplio vestidor y baño completo en mármol travertino. Amplio salón comedor con cocina abierta con barra americana perfectamente integrada en el conjunto y estilo rústico de la vivienda, cuarto de lavado, baño completo, despensa y garaje para dos coches con dos accesos a la vivienda.
El inmueble excede las posibilidades de una familia de clase media acomodada y se aproxima al tipo de vivienda que ocupa el 1% más rico de España.
Para colmo, Iglesias y Montero para adquirirlo han contraído una hipoteca de 540.000 euros, cuando la hipoteca media en la Comunidad de Madrid es de 161.400 euros. Para colmo de males la hipoteca fue contraída con una entidad bancaria catalana, la Caja de Ingenieros, conocida por efectuar donativos y propaganda en favor del movimiento separatista y donde se encuentran depositados los 6,4 millones de euros procedentes de las subvenciones obtenidas por la coalición de Podemos tras los diferentes comicios.
El tema no hubiera tenido mayor importancia de no ser por las reiteradas críticas que el dirigente de Podemos había formulado a los políticos ricos y a “la casta”. Ahora, era él que presumía de revolucionario y austero quien daba señales de marcado aburguesamiento.
Así lo entendieron no solo en la oposición sino especialmente dentro de su propio partido. Ha sido, entre otros, el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, quien ha encabezado estas críticas diciendo: “El código ético de Podemos no es una formalidad” sino que constituye “el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo.”“Ni lo he pensado ni quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de obrero en el piso gaditano de La Viña”, añade el líder de la corriente anticapitalista de Podemos en un escrito.
Ya es bastante privilegio vivir en La Viña, en Cádiz y con Teresa (Rodríguez, la líder de Podemos en Andalucía), por eso no recibo otros ingresos y por eso no genero más ahorro que el que dono cada mes” explica el dirigente.
Al arreciar las críticas de los sectores errejonistas y anticapitalistas de Podemos, Pablo Iglesias apeló a una de sus tácticas preferidas: pasó a la ofensiva. El sábado en una rueda de prensa convocada de urgencia Iglesias y Montero anunciaron que someterían su conducta como dirigentes al juicio de las bases del partido.
La consulta a la militancia de Podemos en la que se decidirá si Pablo Iglesias e Irene Montero revalidan su liderazgo o deberán renunciar a sus cargos partidarios e institucionales se realizará desde el martes 22 de mayo a las cinco de la tarde hasta el domingo 27 a las dos de la tarde. Los resultados se conocerán el lunes 28.
El padrón electoral para la consulta se cerró el viernes 18 y registra a 484.772 inscriptos en condiciones de votar.
La consulta a los militantes de Podemos constará de una única pregunta: “Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la Secretaría General y la portavocía parlamentaria de Podemos.” Las respuestas posibles serán dos: “Sí o No, deben dimitir a la Secretaría General y de la portavocía y dejar el acta de diputados”. La opción de devolver la causa de la polémica, el cuestionado chalé, no se contempla. Una empresa externa auditará el resultado de la votación.
Si Iglesias y Montero fueron destituidos por las bases se produciría un gran vacío de poder dentro de Podemos en un año de elecciones autonómicas y municipales.
No obstante, la mayoría de los observadores coinciden en que Iglesias y Montero saldrán ratificados de la consulta popular y que sólo resta conocer el verdadero daño que la cuestión del autoritarismo, nepotismo y aburguesamiento del liderazgo ha provocado en Unidos Podemos.
Si resulta ampliamente triunfador, Iglesias probablemente se sienta tentado de avanzar en su proyecto de ser sucedido en la Secretaría General, al término de su mandato en 2020, por su pareja Irene Montero.
Recurriendo a una treta para sortear los requisitos de alternancia democrática en los cargos directivos que dio muy buen resultado a Vladimir Putin y Dmitri Medvédev en la Federación de Rusia y que, en Argentina, tenían pensada Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner antes de la muerte del primero y que también intentaron Daniel Ortega y su esposa y vicepresidente Rosario Murillo.
No obstante, la telenovela de Podemos no ha concluido.