América LatinaEn voz altaFeatured

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN ES FUNDAMENTAL PARA QUE UNA SOCIEDAD SEA CONSIDERADA DEMOCRÁTICA Autor: Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director de la Corporación Olof Palme-Chile

"Es lo que hacen las dictaduras: pisotear libertad de prensa, acallar con violencia la libertad” Roberto Ampuero Canciller de Chile

“Es lo que hacen las dictaduras: pisotear libertad de prensa, acallar con violencia la libertad” Roberto Ampuero Canciller de Chile

El derecho a recibir una comunicación veraz, objetiva e imparcial; a tener la oportunidad de hacer escuchar su voz, de expresarse libremente, a través de diferentes medios, son elementos propios del Ser Humano, al menos en sociedades democráticas o que se precien de serlo. Por ello, la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció la importancia de la información como instrumento para el mejor conocimiento y comprensión entre los pueblos.

Es así como la comunicación verbal, escrita o por imágenes está garantizada por la ONU para que las personas de todas las naciones, sin que éstas sean restringidas por credos religiosos o políticos, por razas o edades, de comunicar y comunicarse con otros seres humanos para su entendimiento, para su educación, para sus acciones y que éstas sean acordes con las necesidades naturales de los seres  para su supervivencia en las sociedades en las que habitan. Estas comunicaciones significan que todos tenemos el derecho a protestar, a manifestar nuestras ideas y a escuchar o ver a los demás. Se supone que los gobiernos no deben reprimir estas acciones aunque se les critique.
“Declaró la ONU que la libertad de información era la piedra angular de todas las libertades y un derecho humano fundamental”  La evolución de la información, basada en un adelanto tecnológico sin precedentes, no ha variado en su concepción original. Actualmente los medios no solamente se utilizan para la libre transmisión de las ideas sino fundamentalmente para el empleo con fines educativos, de apoyo al desarrollo como salvaguarda de la identidad y cultura de los pueblos. Se consolida el derecho a mantenerse correcta y adecuadamente informados, y por ende a mejorar sus condiciones de vida. (“La comunicación como un derecho humano” José Camino Carrera Facebook Twitter Pinterest LinkedIn WhatsApp 14/10/2007 ).
Todo lo anterior lo podemos resumir en:
  • Derechos a la información: para opinar, expresarse
  • Derechos culturales: para participar libremente en la vida cultural de la comunidad
  • Derechos de protección: para que no se interfiera en la privacidad de las personas.
  • Derechos colectivos: para tener acceso a la comunicación pública libre de manipulación e influencias que trastoquen su pensamiento e ideas.
  • La pérdida o falta de ellos deriva en una sociedad incompleta, insatisfecha, propicia a resquebrajamientos y pérdida de valores.
Refiriéndonos a lo anterior, tenemos, lamentablemente, muestras de inequidad política, social y económica en los regímenes que atentan en contra de la libertad de opinión; ellos parecieran querer tapar el sol con un dedo, olvidándose de que en la actualidad los medios de comunicación van mucho más allá de las fronteras locales, regionales, nacionales y continentales pues existen variados medios, masificados por la WEB 2.0 y 3.0 que permiten que al instante de ocurrir los hechos que ellos sean conocidos por la humanidad. Y es así como en naciones como Nicaragua y  Venezuela, solamente por citar un par de ellas en Latinoamérica, podemos constatar la persecución y cierre a medios de comunicación, y amedrentamiento a hablistanes y lectores de medios.
Últimamente, en Venezuela, han ocurrido bochornosos incidentes con el apresamiento de periodistas y reporteros usando, incluso, el Palacio Presidencial de Miraflores, en Caracas para mantener como prisioneros a 7 periodistas entre ellos venezolanos, chilenos franceses y de otras nacionalidades.
El periodista chileno, residenciado en Venezuela, Braulio Jatar fue detenido luego de informar de un cacerolazo en contra del gobierno de Nicolás Maduro en septiembre d 2016. Se le sembraron dólares en su automóvil para ser internado en un campo de prisioneros del régimen de Maduro, en donde fue y es torturado sin que hasta ahora sea liberado a pesar de que desde 2016 el gobierno de la presidenta Bachelet y ahora el gobierno del presidente Piñera han pedido su libertad. Como ha pasado tanto tiempo, la media chilena se ha olvidado de él.
Las violaciones a las comunicaciones y comunicadores, que  son de viejo cuño en Venezuela como vemos, no respetan siquiera a los corresponsales extranjeros. Por ejemplo, el reportero alemán Billy Six quien se encuentra detenido desde noviembre de 2018, en Venezuela, fue inicialmente interpelado por agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar cuando estaba en un bar de Santa Cruz de Los Teques, y luego llevado a su hotel para comenzar su violento interrogatorio. Y, fue de ahí de donde se lo llevaron los militares, el pasado 17 de noviembre, según la información en poder del padre del reportero. No se sabe mucho de él a pesar de que el gobierno de Alemania ha insistido en su libertad. Fue acusado de espía por sacarle una foto al presidente Nicolás Maduro. Ha sido torturado, puesto en prisión incluso sin agua y han querido que firme falsas acusaciones.
Ahora, hace un par de días, dos reporteros chilenos junto a una reportera venezolana y un colega venezolano, fueron apresados en la calle mientras se dirigían a un restaurante.
Después de 14 horas de retención en Miraflores (Palacio Presidencial y bunker de Nicolás Maduro en Caracas) en donde fueron confiscadas su cámaras, revisadas su películas y fotografías, interrogados hasta el cansancio, sin permitirles comer ni dormir finalmente los deportaron del país por no carecer de “un permiso” para trabajar en Venezuela Es así como los periodistas de 24 Horas, de TVN, Rodrigo Pérez y Gonzalo Barahona fueron liberados. Sin embargo no se realizó la liberación ortodoxa, sino que se les deportó.
El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela había denunciado la noche del martes que además de la detención de los periodistas chilenos, dos periodistas venezolanos, Maikel Yriarte de la cadena TVV Noticias y Ana Rodríguez de la cadena VPItv, también fueron detenidos la noche del martes; ellos afortunadamente fueron liberados más temprano pero tampoco se les informó las razones de su apresamiento.
El asunto aquí es que el gobierno del Presidente de Venezuela, que cerró casi todos los medios de comunicación de sus país, no quiere que su pueblo y el mundo se informen de ningún acontecer ni por ningún medio, contraviniendo las leyes venezolanas y los acuerdo internacionales sobre los DD.HH.
Debemos estar atentos para defender la vida de nuestros colegas periodistas en Latinoamérica y no permitir que en ninguna parte se violen los derechos a comunicar pues son parte integrante de los Derechos Humanos.
E-mail. conchamh@gmail.com
Show More

Related Articles

Close
Close