América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

LA MADUREZ DE LAS IDEAS, Elias D. Galati (Argentina)

Reflexiones

En una de sus acepciones madurez significa el buen juicio con que el hombre

se gobierna.

En sentido figurado madurar es crecer en edad y juicio.

Un hombre maduro es prudente y juicioso.

En sentido psicológico la madurez es el estado de completo desarrollo y el

proceso mediante el cual se lleva a la consecución del mismo; es llegar al

estado de desarrollo completo, en especial de la vida mental y de la conducta.

Madurar es la culminación de un proceso, el cual ha seguido una trayectoria

ascendente, se ha perfeccionado y tiende al grado óptimo.

Significa la comprensión que existe un mundo más amplio que nosotros, que

somos parte de él, y que muchas veces se opone a nuestros deseos y

apetencias, pero es también lograr el equilibrio para poder sortear las

dificultades y vivir en paz y armonía con él y con los semejantes.

La idea es un proceso mental compuesto principalmente por imágenes, es la

experiencia o pensamiento que no se debe directamente al estímulo sensorial

y un proceso psicológico que tiene una función simbólica o representativa

directa.

En realidad cualquier experiencia cognoscitiva da lugar a la idea; es aquello

que hace al hombre pensar para que de acuerdo a su individualidad y su

personalidad genere un concepto simbólico, la idea.

Platón entendía la idea como los arquetipos objetivos, eternos o las leyes de

las cosas naturales.

Desde la filosofía se la considera como cualquier objeto del conocimiento

humano, o sea la representación en general.

Para los místicos la idea es la palabra interior, o sea las formas o razones

inmutables de las cosas, que son eternas, que se representan como imágenes

en el interior del ser.

Nuestras ideas evolucionan; son parte de nosotros y comparten nuestra vida;

la evolución es tanto cronológica como existencial.

Podemos categorizar a nuestras ideas, como infantiles, adolescentes y

maduras, aunque no siempre condicen con la edad, ni con la cronología de

nuestra vida.

El pensamiento es una de las aptitudes características del hombre, y parte de

su diferenciación con el resto de las especies.

Pensar es formar ideas y representaciones de la realidad en la mente

relacionando ambas y es considerar con atención y detenidamente un asunto,

para comprenderlo bien y formarse una opinión sobre él y tomar una

decisión.

El pensamiento lleva a la idea y la idea lleva a la acción.

Hay un primer pensamiento elemental que es la realidad, la vinculación

personal con las cosas, es la etapa infantil de las ideas, consiste en la

información, tomamos nota de aquello que nos estimula o nos inquieta.

A ese pensamiento sigue una segunda etapa una especie de pensamiento

adolescente en el cual la idea es elaborada, asumida y tamizada en nuestra

mente de acuerdo a nuestro carácter y a nuestra personalidad.

Comienza a formarse una idea de la realidad, personal, única, que nos

pertenece y a la que adherimos.

Por último existe la etapa del pensamiento maduro, en el cual la idea es

comprendida, etapa en la que entendemos la realidad, la valoramos y

obramos en consecuencia.

Esta etapa de madurez nos da la posibilidad de hacer un juicio de valor, de

juzgar si aquello que vemos o hacemos, es correcto o incorrecto, si debemos

aceptarlo o cambiarlo, y nos permitirá generar virtudes, desde nuestro

interior que nos llevarán a un mejor camino existencial.

Este ejercicio nos lleva a la bondad, a la templanza, a la fortaleza y al

equilibrio.

Permite que tangamos claro quien somos, nuestro lugar y las relaciones que

nos compiten.

La madurez de las ideas se refleja en el comportamiento, en una conducta

adecuada, en un ser que tiene claro y sabe qué es su deber, como es su hacer

y como relacionarse con los demás y con el mundo.

No sólo entenderá la existencia desde la verdad, la libertad, la paz y la

justicia, sino que también será ejemplo y modelo para los demás y para las

generaciones futuras.

La facultad de pensar es un don, entender un pensamiento justo y concebir

ideas adecuadas y correctas es una responsabilidad de cada uno que surge de

la libertad y de la voluntad de hacer lo que se debe hacer.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page