La marroquinidad del Sáhara, factor de seguridad y estabilidad Segunda parte Por: Chema Gil (*) 

0

 

Analista sobre cuestiones de Seguridad y Terrorismo del International Security Observatory

 

El Frente Polisario fue una creación artificial dentro del contexto de la Guerra Fría. Argelia, y también la Libia de Gadafi, la cuba castrista y las adherencias de la antigua Unión Soviética inspiraron, crearon, apoyaron al Frente Polisario. Cada actor tenía sus intereses, Libia su control en la zona mediante el debilitamiento de Marruecos, Argelia una salida al Atlántico y la Unión Soviética el debilitamiento de la posición geoestratégica de los EEUU.

El Polisario logró inocular el virus de la violencia entre los saharauis, ejecutando, en sus comienzos acciones terroristas contra militares y civiles españoles.

Declaró la guerra a Marruecos, provocando un conflicto bélico en el que los saharauis fueron utilizados para lograr intereses espurios por parte de Argelia y del propio Frente Polisario, un ente que está dominado por una estructura de poder endogámica basada en la defensa de intereses personales y tribales y que actúa de forma dictatorial.

Basta poner como ejemplo que sus dirigentes siguen siendo prácticamente los mismos 35 años después.

El Polisario con elementos militares argelinos está violando derechos humanos fundamentales en los campamentos de Tinduf, que han terminado por convertirse en campos de confinamiento, donde no se permite la realización de inspecciones libres por parte de la ACNUR.

¿Qué pasaría si por parte de la ONU y su Comité de Seguridad no se aceptara el plan de autonomía avanzada propuesto por el Reino de Marruecos?

La hipotética concesión, en una zona del Sáhara Occidental, de un Estado como el que reivindica el Frente Polisario; en contacto con la zona del Sáhel, donde opera Al Qaeda, grupos afines y  el crimen organizado, es abrir la puerta a un Estado Fallido, del que se apoderará rápidamente ese amplio espectro de la fenomenología criminal. 

Al Qaeda en el Magreb Islámico ha recibido el mandato de ser una espina clavada en la garganta de los infieles hijos de España y Francia y en los gobiernos apóstatas de Argelia y Marruecos y los analistas internacionales que nos acercamos a este conflicto coincidimos en un diagnóstico claro, se harían con las estructuras de poder de ese estado débil, fallido, para la ejecución de los planes de la yihad global, desequilibrando el conjunto del Magreb y teniendo a su alcance objetivos de su máximo interés como es Argelia, Marruecos, y España y por ende la Unión Europea; así como los intereses norteamericanos y sus aliados.

¿Está dispuesta la ONU a aceptar que por falta de prospectiva se llegue a un nuevo conflicto, en esa zona del mundo?

La solución a este artificial y doloroso conflicto no puede ejecutarse con los parámetros nostálgicos y obsoletos que se manejaban a finales de los años 70 del siglo pasado. Hay que resolver el conflicto con los parámetros de la realidad actual.

Hoy la expresión autodeterminación, en una zona como el Sáhara Occidental, cobra verdadera personalidad en la propuesta de autonomía del Reino de Marruecos, en la que han participado representantes saharauis.

Al Qaeda en el Magreb, de extenderse el conflicto, como ha hecho en otros lugares del mundo tratará de patrimonializarlo y convertirlo en un conflicto yihadista

Naciones Unidas, y así lo PROPONGO FORMALMENTE desde esta tribuna, debe abandonar el principio de que el único representante de los Saharauis es el Frente Polisario, pues la realidad, no es esa…merece la pena preguntarse a qué saharauis representa el Polisario, a los que apoyan el plan de autonomía, por lo visto no, pues los tacha de traidores, los detiene y desaparecen. Representa a los grupos tribales que se encuentran en Malí o Mauritania, tampoco. Sólo representa a una parte los saharauis que viven confinados en los campamentos argelinos de Tinduf, a los que desde hace un tiempo, prohíbe salir y escapar de la situación de miseria en la que se encuentran, volviendo a su tierra. ¿A quién representa el Frente Polisario realmente? Representa intereses personales y tribales. Hoy son miles de saharauis los que viven fuera de los campamentos y a los que se excluye por el simple hecho de haber tomado una decisión. ¿Quién es el frente Polisario para conceder o no el estatus de Saharaui?.

Naciones Unidas conoce la propuesta del Reino de Marruecos, Naciones Unidas ha de ser consciente de que los elementos del Frente Polisario han quedado relegados a simples vigilantes de los saharauis a los que mantienen confinados en los campos de Tinduf y a la búsqueda de recursos que en muchos casos no llegan a los saharauis.

El plan de autonomía de Marruecos garantiza mediante un proceso de organización territorial homologable al que facilitó la brillante transición española o al que existe en el centro de Europa, garantiza –decía- colmar los anhelos de miles de saharauis.

Francia, Estados Unidos, España y otros países del mundo han felicitado la propuesta de autonomía de Marruecos, a la que se ha llegado tras intensos trabajos en los que han participado representantes saharauis.

La ONU no puede dejar los brazos caídos por más tiempo.

Quiero subrayar que tenemos delante las dos caras de una misma moneda:

Hay una gran oportunidad para la PAZ que está puesta encima de la mesa: La autonomía; que implica un alto nivel de autogobierno por parte de los habitantes de esa zona, algo que anhelan miles de saharauis.

Pero, por el contrario, la otra cara de la moneda es la guerra y el avance del terrorismo de Al Qaeda en el Magreb. Si el Frente Polisario volviera a las armas, con mayor rapidez se haría presente en ese conflicto el terrorismo de etiología yihadista que encarna Al Qaeda en el Magreb Islámico.

La diplomacia y servicios exteriores de países como España e instituciones europeas como el “European Strategic Intelligence Security Centre” han puesto de manifiesto la gran porosidad existente entre Al Qaeda en el Magreb y elementos del Polisario.

Naciones Unidas está obligada, dentro de sus competencias y misiones a evitar los potenciales peligros que la autodeterminación de un Estado Fallido pueden acarrear, teniendo en cuenta que ese Estado –además- NUNCA EXISTIÓ.

El término griego UTOPÍA, procede del más original U-Topos, que significa, sin lugar determinado. Es decir, la utopía no es algo inalcanzable, sino algo que debemos estar construyendo de forma contínua.

Pues bien, desde esa perspectiva, la autonomía es una propuesta generosa, con altura de miras que garantiza la seguridad, especialmente, si todos los países y personas de buena voluntad implicados, ponen su mejor esfuerzo. Quitemos los velos de los prejuicios y actuemos de una vez por todas. Porque solo así se podrá construir, de manera permanente, un futuro en paz.

Marruecos ha hecho un buen trabajo, con el impulso de S.M. Mohammed VI para resolver este conflicto contando con el pueblo de la Hasanía. Mientras que la inamovilidad de las posiciones del Polisario, con el yugo de Argelia, pone en el filo de la navaja la estabilidad en la zona.

Marruecos es hoy la mejor ventana África al mundo por cómo está alcanzando mayores cotas de igualdad, de desarrollo social, cultural y económico, situación que con la propuesta de autonomía también será posible en el Sáhara Occidental, con los hermanos saharauis y marroquíes como AUTÉNTICOS protagonistas.

(*) Agradecemos a nuestro compañero Chema Gil por su valiosa colaboración.