CrónicasFeaturedMarruecos, esta tarde

La mujer en las elecciones del 8 de septiembre 2021 Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Mujeres

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

La “Primavera árabe”  (a partir de 2011) abre el camino para que la mujer marroquí refuerce su participación en el mosaico político nacional de Marruecos.

Los porcentajes están aún muy a favor de los hombres, cosa que no concuerda con la paridad entre sexos que estipula la Carta Magna marroquí aprobada en 2011; el contenido del artículo 19 de la Constitución dice que « el hombre y la mujer gozan, en igualdad, de los derechos y libertades de carácter civil, político, económico, social, cultural y medioambiental (…) y el Estado actúa para realizar la paridad entre hombres y mujeres ».

¿Deben seguir existiendo estas pautas a favor del hombre según estos términos totalmente legales?

¿No se ha demostrado por activa y por pasiva que la mujer es tan competente, o más, que el hombre en muchos terrenos profesionales?

Bien, si el Estado “actúa para realizar la paridad” entre sexos, este es el momento más oportuno para demostrarlo. Evitar el levantamiento de barreras ante la mujer para que su participación sea como ella lo considere oportuno. Ella sabe perfectamente lo que debe hacer en cada momento.

Únicamente viendo lo que está ocurriendo en Afganistán y el comportamiento social con la mujer, a los hombres se nos debería caer la cara de vergüenza. Ella debe salir de la esclavitud a la que la tiene sometida el varón; y si en nuestro país esto es posible porque la mujer no para de luchar por sus derechos, no lo demoremos más y pongámonos a trabajar para que la paridad se convierta en realidad.

Es por eso que estamos viendo que a muy pocos días de nuestras elecciones generales del día 8 de septiembre de 2021, la mujer está exigiendo que se aumente esa cuota femenina en los órganos representativos con la idea de contrarrestar el dominio del machismo en el seno de la sociedad política nacional y alcanzar la paridad que estipula la Carta Magna. Y es también por eso que la señora Nuzha Skalli, que fue ministra de Solidaridad, Mujer y Familia y Desarrollo Social expresa las siguientes declaraciones concedidas a EFE: “Tenemos ambiciones normales que reflejan los mismos compromisos expresados en la Constitución, es decir, el deber del Estado de imponer la paridad. No nos conformamos con quedarnos por debajo de la paridad ». Palabras valientes de una mujer valiente.

Las normativas en Marruecos han ido evolucionando de tal manera que si en los plebiscitos de 1992 y 1997 las mujeres ocuparan el 0,24 y el 0,55, respectivamente en los consejos locales, respetando las cuotas que se les otorga a las mujeres, esos porcentajes han ido ascendiendo hasta alcanzar el 12,3 por ciento en los comicios de 2009.

Sí que fue una gran revolución social, pero no lo suficiente para darle al sexo femenino lo que la ley le debe: la paridad con el hombre en todos los terrenos.

Bueno, y ahora viendo que el papel del sexo femenino es de un altísimo nivel social en todas las profesiones que la mujer elige en su vida, resulta que a ella se le permite lo siguiente: Alcanzar un 22,7 % en el caso de la Cámara de Representantes (Cámara Baja) y un tercio en las regionales y locales. En cifras el panorama actual queda así: se han presentado 2.329 candidatas a la Cámara Baja (el 34,17 por ciento del total de los presentados) y para las locales se han presentado 47.060 candidatas (39 por ciento del total de candidatos).

Por primera vez en Marruecos unas elecciones generales van a aunar las legislativas, las regionales y las locales; lo que le otorga una importancia capital a los resultados del 8 de septiembre. Hay una primicia en este aspecto: el partido Movimiento Popular (MP) ha presentado en Marrakech una lista formada única y exclusivamente de mujeres para las elecciones locales; se trata de académicas, empresarias, médicas, amas de casa, etc. que tienen en común su activismo social en el seno de la asociación “Mujeres de Marrakech”; con sus resultados pretenden ofrecer un homenaje a la mujer marroquí y un nuevo esfuerzo en su camino hacia la promoción de su condición femenina. Es una tentativa más para que las instituciones electas del país no sigan siendo exclusivamente masculinas.

Se espera y desea que este ejemplo cunda y que el futuro depare una paridad real entre sexos en nuestro país.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page