CrónicasEn voz altaFeaturedTú, por ejemplo

LA MULTINACIONAL G4S Y LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS EN PALESTINA  Realizado por: ILYASS BENAMAR Investigador en Cooperación Internacional y Relaciones Diplomáticas en la universidad de Málaga en España

Tribuna infomarruecos.ma

Introducción

La empresa que hemos seleccionado ha sido acusada de violar los derechos humanos en diversos países del mundo, desde Brasil hasta Sudáfrica, aunque nosotros nos trataremos con especial atención lo sucedido en territorio palestino al ser un área invadida para formar el nuevo Estado de Israel.

Es aquí donde, tras la privatización de algunas tareas derivadas de la invasión ilegal de Palestina por parte de Israel, la empresa multinacional británica G4S se convierte en cómplice de la violación de los derechos humanos de los palestinos, al ser la empresa que lleva a cabo tareas de seguridad estatal, sistema de seguridad en cárceles y puestos de control fronterizo, donde se cuentan por centenas los palestinos sufren todo tipo de injusticias, abuso y torturas.

Todo esto se intensifica ya que el pueblo palestino no cuenta con un tribunal que los escuche y le permita ser juzgados en su territorio, quedando a la disposición de Israel.

Es en este escenario en el que nos encontramos a día de hoy, una sociedad globalizada donde hay una gran circulación por todo el mundo y donde aparentemente hay menos barreras, es precisamente donde nacen este tipo de empresas que castigan y torturan a personas de países más desfavorecidos, los países que no cuentan con los recursos para contratar este tipo de entidades y que realmente sólo buscan poder sobrevivir.

Quien es G4S

Una empresa multinacional británica con presencia en 125 países, empleando alrededor de 618.000 personas, dispone solo en Israel de 8000 empleados, lo cual la coloca como la empresa de seguridad más grande del planeta. Su fuerte es tomar ventaja de que algunos Estados ponen en su poder el manejo de los servicios estatales en cuanto a seguridad, entre ellos Israel.

Esta multinacional presta diversidad de servicios y sistemas de seguridad orientado a las cárceles en Israel, donde cada año unos 500 niños palestinos son encarcelados y no cuentan con un proceso judicial ni un juicio durante su proceso carcelario.

La multinacional juega un rol importante y de valor en la sociedad, provee empleo directo y, según sus directrices, marca la diferencia ayudando a las personas a vivir y trabajar en ambientes seguros.

Además, la empresa ofrece servicios de seguridad, de manejo dinero, cuidado y servicios de justicia, así como de logística.

El rol que desempeña la empresa al tomar el control de estas actividades la convierten en cómplice de la violación sobre el control abusivo de los palestinos en esos territorios ocupados y sobre todo el manejo del sistema penitenciario israelí. El problema surge que el Estado de Israel se limpia las manos pues, la responsabilidad recae en dicha multinacional donde las violaciones a los derechos humanos de los palestinos y del derecho internacional son típicos.

Para Amnistía Internacional la empresa ha contribuido a las incumpliciones sistemáticas de los derechos humanos de los palestinos, por parte de los servicios que ofrece de seguridad israelíes, en cuanto a Globalización el alcance de G4S ha permitido que su crecimiento sea más intenso pues abre sus puertas a un mundo donde la seguridad es necesaria, ya que cuando se cubren necesidades humanas el ser humano necesitará de más necesidades a satisfacer y es ahí donde debe prevalecer el orden, pero no a sometimiento de injusticias donde se violen los

derechos, ya que esta empresa cuenta con reputación mundial, alcance, cobertura y capacidad para operar en otros países las condiciones de salarios y trabajo de los propios empleados son muy cuestionadas y denunciadas.

Marco jurídico

Con el objeto de analizar el caso de G4S en Israel, es importante señalar que es una multinacional británica y que su actividad se puede enmarcar en los acuerdos bilaterales (APPRIS) existentes entre Israel y Reino Unido. Partiendo de la base de que este tipo de acuerdos tienen como objetivo el desarrollo sostenible de la zona en la cual se invierte, además de proteger a los inversores extranjeros, los estados que reciben a estos inversores tienen la obligación o la potestad de velar por el cumplimiento de la protección de los derechos humanos de la ciudadanía. Por lo cual, Israel tiene el poder y la obligación de denunciar a G4S por la violación de los derechos humanos en el desarrollo de su actividad empresarial y hacer cumplir su legislación.

Sin embargo, el Estado de Israel defiende la actuación y el desempeño de la empresa G4S en sus labores de seguridad y defensa de sus territorios debido a lo cual no le interesa que esta empresa cese su actividad en su país. De esta forma, se percibe un vacío legal de desprotección de los derechos humanos de los ciudadanos palestinos puesto que Israel ampara la continua la violencia y el abuso sobre ellos y continúa apresando y torturando al pueblo palestino. Es decir, este tipo de acuerdos no persiguen el bienestar social y el desarrollo sostenible sino el beneficio de los inversores y del Estado receptor.

Cabe destacar que la empresa G4S al ser una compañía británica está sujeta a las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). De esta manera, debe de velar por el cumplimiento de los derechos humanos y, en el caso de que perjudiquen el entorno en el cual desarrollan su actividad, se sugiere la aplicación de medidas y/o soluciones para reparar el daño realizado. El problema es que estas directrices no imponen ningún tipo de infracción por la violación de estos anteriores deberes ni tampoco viene explícito las posibles actuaciones para mitigar los efectos negativos que se pueden dar por el desarrollo empresarial. Como consecuencia, a través de estas directrices, no se puede denunciar el abuso y el ininterrumpido quebrantamiento de los derechos humanos de los palestinos por parte de esta empresa puesto que estas directrices no tienen carácter vinculante.

Asimismo, ocurre con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos sirve como guía para el buen funcionamiento de las empresas y el desarrollo sostenible de su actividad, pero no tiene carácter vinculante. Por lo cual, este tipo de normas no tienen ninguna eficacia para que la empresa G4S asuma sus responsabilidades sobre su mala conducta en el entorno junto con Israel, por permitir que esta empresa perjudique y maltrate al pueblo palestino.

Violaciones por parte de la empresa de seguridad G4S

Las autoridades en Gran Bretaña comenzaron una investigación con la compañía mundialmente conocida G4S, que se dedica a proporcionar escoltas y protección de seguridad para verificar los servicios que brinda a la ocupación israelí en los territorios palestinos. Por una parte, existen numerosas solicitudes hechas por organizaciones que defienden la causa palestina y denuncian la actividad de la empresa. Por otra parte, se registra una campaña de medios lanzada por asociaciones no gubernamentales europeas que también denuncian las violaciones a los derechos humanos.

Las organizaciones que defienden al pueblo palestino dicen que G4S proporciona mecanismos y equipos de seguridad utilizados por el ejército israelí en los puestos de control militares en Cisjordania, y proporciona herramientas y equipos que se utilizan en las cárceles de ocupación a gran escala y por los cuales se violan los derechos humanos palestinos y los prisioneros en detención israelí. El National Contact Point, una agencia del gobierno británico, dijo que había comenzado a investigar a G4S sobre sus contratos con el gobierno israelí, pero que aún no había alcanzado ningún resultado.

El periódico británico “Financial Times” dijo que la compañía se someterá a investigaciones para confirmar si los servicios y equipos que proporciona a los israelíes en los puntos de control militar son una violación de los derechos humanos palestinos, así como también si los dispositivos de inspección proporcionados por el “G4S” se utilicen en las cárceles y centros y si la detención israelí viola los derechos de los prisioneros o no.

Según el “Financial Times”, la investigación británica se realizará sobre las actividades de “G4S” en Israel, las prácticas de las multinacionales en el extranjero y su compromiso con las normas éticas y los derechos humanos.

Israel representa un mercado importante para G4S, que emplea a más de 6 mil empleados en los territorios palestinos ocupados. La compañía emitió un comunicado diciendo que se ocupa “seriamente de los esfuerzos para preservar los derechos humanos y garantizar que sus actividades no contribuyan a las violaciones de los derechos humanos”, señalando que proporciona pruebas claras de que está comprometido con el derecho internacional, el respeto de los derechos humanos y el cumplimiento de las normas de la OCDE.

Cabe señalar que “NCP” representa una sección especial en el Ministerio de Comercio británico y se preocupa por verificar el compromiso de las empresas durante sus actividades internacionales con los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, mientras que “G4S” es una empresa británica con sede en Londres y sus acciones se cotizan en la Bolsa de Valores de Londres, aunque sus actividades se distribuyen en todo el mundo.

Muchas organizaciones que apoyan al pueblo palestino en Gran Bretaña han hecho varias solicitudes para obligar a G4S a detener su cooperación con la ocupación israelí en los territorios palestinos, entre ellas la Asociación de Amigos de Al-Aqsa, con sede en Manchester, que preparó un archivo completo sobre las violaciones cometidas por la empresa en los territorios palestinos. “Al-Quds Al-Arabi” obtuvo un mensaje previo enviado por el padre de un prisionero jordano a organizaciones de derechos humanos, en el que dice que su hijo “está siendo sometido a tortura en las cárceles israelíes, que están protegidas por la compañía” G4S “, pidiendo a los árabes y musulmanes que boicoteen esta empresa.

El papel de los derechos humanos y el derecho internacional y las posibilidades de dar seguimiento a la empresa G4S ante el poder judicial británico, la justicia internacional y la Corte Penal Internacional

¿Qué es una violación del derecho internacional humanitario?

Inicialmente, es necesario aclarar que el derecho internacional humanitario, también conocido como el derecho de los conflictos armados, es una rama del derecho que establece reglas detalladas para proteger a las víctimas de los conflictos armados y limitar los medios y métodos de guerra. Los Convenios de Ginebra de 1949 y el Primer Protocolo Adicional de 1977 contienen algunas de las violaciones más graves de estas reglas conocidas como “violaciones graves”.

Ejemplos de este tipo de violación del derecho internacional humanitario son el asesinato o la tortura intencionales de una persona protegida por el derecho internacional humanitario o hacer de la población civil un blanco de ataque. Otras violaciones graves, como el reclutamiento forzoso de niños menores de 18 años y el uso de ciertas armas, se pueden encontrar en otros instrumentos internacionales y en el derecho consuetudinario. Todas estas violaciones son tan graves que implican responsabilidad penal individual para quienes las cometen o dan órdenes de cometerlas, y se denominan “crímenes de guerra”.

¿Quién es responsable de enjuiciar a los autores de violaciones del derecho internacional humanitario?

La responsabilidad de enjuiciar a los autores de violaciones graves del derecho internacional humanitario recae principalmente en los Estados.

Esto es claramente evidente en el caso de “violaciones graves” en las que los requisitos van tan lejos como exigir a los estados que rastreen a todos aquellos que han cometido una violación grave o han dado órdenes a otros de cometer una violación grave y castigarlos independientemente de la nacionalidad del autor o del lugar donde se cometió el delito.

La responsabilidad de los Estados se ha complementado recientemente con la creación de tribunales penales internacionales (“Yugoslavia”) y tribunales mixtos (como los tribunales de Camboya y Sierra Leona, son semi-internacionales y semi-nacionales). Con referencia al ámbito internacional, cabe mencionar el Estatuto de Roma, el tratado que establece la Corte Penal Internacional, un tribunal permanente para juzgar a personas por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. El mismo fue adoptado en una conferencia diplomática en 1998.

Estos esfuerzos representan un gran paso adelante en el camino hacia la prevención violaciones graves del derecho internacional humanitario, lo que aumenta el respeto por esta rama de la ley.

¿Cuál es el papel de los estados en la aplicación de la ley?

Uno de los primeros pasos necesarios para cumplir con la obligación de enjuiciar y castigar a los autores de violaciones graves es la promulgación de una legislación nacional que penalice la conducta prohibida por el derecho internacional humanitario. Idealmente, esta legislación debería incluir todas las violaciones graves de esta ley, independientemente de la naturaleza del conflicto armado en el que se cometió. Y el comportamiento que se considera inhumano a la luz de un conflicto entre estados no puede considerarse más que un comportamiento inhumano en todas las demás situaciones de conflicto armado, incluidos los conflictos que surgen dentro de los territorios de un país.

Cualquier proceso destinado a incorporar delitos penales en la legislación nacional debe otorgar a los tribunales nacionales jurisdicción sobre estos delitos. La promulgación de estas leyes requiere una estrecha cooperación entre muchas entidades diferentes, tanto dentro del gobierno como de la sociedad civil. Los comités nacionales interesados en la implementación del derecho internacional humanitario han demostrado ser un mecanismo muy útil, ya que representan grupos de trabajo interministeriales o interinstitucionales, y reúnen a varias agencias nacionales con responsabilidades en el campo del derecho internacional humanitario. Su objetivo principal es proporcionar asesoramiento y asistencia al gobierno para implementar el derecho internacional humanitario y mejorar el conocimiento del mismo.

Palestina es miembro de la Corte Penal Internacional

Palestina se unió formalmente a la Asamblea General de los miembros de la Corte Penal Internacional, lo que representa un paso importante que permite a los funcionarios palestinos enjuiciar a Israel por crímenes de guerra cometidos contra ciudadanos palestinos.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad Al-Malki, asistió a una reunión preparatoria en la sede de la corte, comprometiéndose a perseguir a los funcionarios israelíes en la corte.

El fiscal penal jefe de la Corte Internacional comenzó una investigación preliminar hace aproximadamente dos meses sobre las prácticas israelíes durante la reciente guerra en Gaza, coincidiendo con la firma de la Autoridad Nacional Palestina en el Estatuto de Roma, un paso que allanó la adhesión a la corte.

Como se señaló anteriormente, el Estatuto de Roma es el acuerdo fundacional para las reglas de trabajo de la Corte Penal Internacional, un tipo de tratado internacional sobre crímenes de guerra. Hasta el momento, ha sido firmado por 123 países y gobiernos, el último de los cuales es la Autoridad Nacional Palestina.

Al-Maliki dijo que el gobierno palestino le dará a la Corte Penal Internacional suficiente tiempo para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre los cargos palestinos de funcionarios israelíes y personal militar por crímenes de guerra durante la guerra de Gaza el año pasado.

Conclusiones

A través de mi investigación, llegué a la conclusión de que la compañía británica G4S, a la que se le encomendó tareas de naturaleza de seguridad dentro de la ocupación israelí, cometió varias violaciones de derechos humanos contra palestinos, hombres y mujeres, incluso niños, según documentos elaborados por organizaciones internacionales e informes de prensa de investigación. A pesar de esto, esta compañía no está sujeta a ningún sistema legal que rija sus acciones. La empresa se encuentra habilitada para operar por un largo período de tiempo, por lo que resulta preocupante si mantiene su modo de accionar, vulnerando los derechos humanos. Esta compañía parecería gozar de inmunidad por parte de Israel, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Palestina recurrió a la Corte Penal Internacional para presentar una demanda contra G4S, sin embargo, este comportamiento chocará con el hecho de que Israel no está organizado para este tribunal. Es por ello que sería conveniente que la comunidad internacional, a través de organismos como Naciones Unidas inste a Israel impedir y condenar las violaciones de los derechos humanos de estas compañías de seguridad. Para ello podría emitir decisiones que regulen el trabajo de estas empresas para que sus acciones no se queden fuera del marco del derecho internacional.

Bibliografía

https://santandertrade.com/es/portal/establecerse-extranjero/israel/inversion-extranjera

https://www.elsaltodiario.com/planeta-desarmado/campana-de-boicot-a-la-empresa-de-seguridad-g4s

https://www.oecd.org/daf/inv/mne/MNEguidelinesESPANOL.pdf

https://www.ohchr.org/documents/publications/guidingprinciplesbusinesshr_sp.pdf

https://www.alquds.co.uk/%EF%BB%BF%D8%A8%D8%B9%D8%AF-%D8%A7%D8%

https://www.icrc.org/ar/doc/resources/documents/interview/2010/

https://www.bbc.com/middleeast/2015/04/150401_palestine_joins_icc

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page