América LatinaCrónicasCulturaFeatured

“LA NOCHE SE HA CALLADO” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

Tribuna infomarruecos.ma

Pongo en guardia mis oídos, un silencio penetrante se escucha a través de los cristales. La noche se ha quedado sin vida. 

El viento no susurra su canción de cuna a los duendes nocheros, no los distingue entre las sombras. Los perros no aúllan su mensaje a otros callejeros que salen a buscar sobras en las calles, los gatos no asustan ni matan pichones en sus nidos. La muchedumbre duerme su sueño de miedo y espanto. Las luces se apagan al atardecer casi como el sol. Colgados en llaveros, sobre muebles, al alcance de la mano, descansan los barbijos. En los lechos se ha prohibido el amor, el abrazo, los besos deberán esperar un tiempo aquietados en el corazón que quiere explotar pues está saturado. Todo es silencio. Los oídos apenas escuchan un tenue coro de grillos imaginarios. La noche duerme mientras el COVID espera agazapado detrás de los árboles en los rincones oscuros. Él no duerme, espera, espera con la paciencia del zorro a su presa que sus víctimas comiencen a moverse. Sabe que hasta ahora llevó la de ganar y festeja su triunfo a carcajadas,  tiene de aliada a la ignorancia. Es un fantasma sombrío el COVID, llegó de pronto con su capa de muerte, nos quitó, la alegría, la libertad, en gran parte los sueños, en casos el amor, pisoteó nuestros proyectos, se instaló como un señor en el mundo entero, pero en algo es justo todavía, hay que reconocerlo, no hace diferencias, ni de edades, sexo, posición económica,  religión,  lengua, ni raza, reparte su veneno con equidad. La noche se ha callado ¿cuánto faltará para que vuelva a llenarse de bullicio? Pero no te olvides. Después de la tormenta viene la calma. El sol del Eterno siempre saldrá. Nos espera una estrella. Es el astro verde de la Esperanza.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page