FeaturedMarruecos

La nueva asociación euro-marroquí implica un cambio de paradigma basado en la igualdad (Bourita)

Bruselas – map

Las relaciones entre Marruecos y la Unión Europea (UE) están ahora bajo el signo de una asociación euro-marroquí para una prosperidad compartida que implica un cambio de paradigma basado en la igualdad, afirmó el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Bourita, en una entrevista publicada, el miércoles, en el sitio web de información europeo “Euractiv”.

En esta entrevista, Bourita repasa los retos de esta asociación lanzada en la 14ª sesión del Consejo de Asociación Marruecos-UE, el 27 de junio en Bruselas, coronada por una Declaración política conjunta que constituye, según él, “un verdadero hito” para una relación Marruecos-UE renovada.

“La declaración sentó las bases de una relación renovada. Hemos acordado fortalecer una nueva dinámica en nuestra relación ya estratégica, multidimensional y privilegiada”, indicó el ministro, quien agregó que el texto insiste en “la importancia de establecer una asociación de iguales al servicio de los intereses mutuos”.

En este sentido, reafirmó que “Marruecos no busca la exclusividad” en sus relaciones con la UE, sino más bien “el codesarrollo, el crecimiento y la complementariedad”, asegurando que el Reino utiliza todos los medios para conseguirlo.

Marruecos, que mantiene relaciones institucionales con Europa desde los años 60, una “cooperación fructífera” coronada por el Estatuto Avanzado de 2008, está “profundamente arraigado en su continente”, recordó, destacando la política africana del Reino, que contribuye de forma dinámica y comprometida al desarrollo del continente, “porque creemos que el Reino debe reforzar más su integración económica y política”.

Sobre la cuestión del Sáhara marroquí, el ministro se congratuló de que la Unión Europea “aclarara de una vez por todas sus posiciones” durante el último Consejo de Asociación Marruecos-UE.

“Era un momento histórico, porque, por primera vez en la historia, tenemos un lenguaje común sobre la cuestión del Sáhara marroquí”, señaló Bourita.

El ministro se refería a la Declaración Política Conjunta adoptada al término del Consejo de Asociación.

En este documento inédito en la historia de las relaciones de la UE con un país vecino, los dos socios “reafirman su apoyo a los esfuerzos del secretario general de la ONU para continuar el proceso político encaminado a alcanzar una solución política, justa, realista, pragmática, duradera y mutuamente aceptable” a la cuestión del Sáhara marroquí, “basada en el compromiso”, de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, en particular la resolución 2468 del pasado 30 de abril.

La Unión Europea, precisa la Declaración Política Conjunta, “toma nota positivamente de los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos con este fin, tal como los refleja la resolución mencionada, y anima a todas las partes a proseguir su compromiso con un espíritu de realismo y compromiso, en el contexto de acuerdos compatibles con los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

Para Bourita, esta declaración política conjunta “no deja lugar a falsas interpretaciones”, sobre todo que la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, considera que “esto da esperanzas para el futuro”.

El ministro considera que esta Declaración constituye otro fuerte revés para “algunas partes” que multiplican los intentos desesperados de cuestionar la asociación Marruecos-UE.

En cuanto a la migración, Bourita señaló que la migración no es una cuestión independiente, sino que forma parte de una asociación mundial, refiriéndose al mensaje de SM el Rey Mohammed VI a la Conferencia de Marrakech que adoptó el Pacto Mundial sobre la Migración.

Sobre esta base, Bourita afirmó que Marruecos es un “socio fiable” de la UE en materia de migración, destacando los esfuerzos del Reino para reforzar el control de sus fronteras e impedir la migración clandestina, pero también para combatir eficazmente las redes de trata de seres humanos y desmantelar las organizaciones delictivas que explotan a los migrantes en situaciones vulnerables.

Preguntado sobre el rechazo de Marruecos al concepto de centros de acogida de inmigrantes, financiados por la UE, explicó que se trata de un método “ineficaz” o incluso “contraproducente” que no contendrá los flujos migratorios y aumentará los riesgos de trata de seres humanos, sobre todo que no es una solución a largo plazo.

En esta perspectiva, sostuvo, una asociación entre Marruecos y la UE en materia de migración debe tener en cuenta tres hipótesis: “la gestión de la migración es una responsabilidad compartida”; “la migración puede ser una herramienta poderosa para el desarrollo”; “la cooperación en materia de migración no puede considerarse exclusivamente en términos de seguridad”.

En cuanto al relanzamiento de las negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio Completo y Profundo con la UE, Bourita subrayó la necesidad de que las dos partes acordaran lo que desean obtener a través de “esta nueva forma” de asociación comercial y los sectores a los que debe extenderse su cooperación económica.

Para el ministro, además de evaluar el marco actual de libre comercio durante los últimos 20 años, hay que tener en cuenta la evolución de las estrategias económicas de Marruecos y de la UE durante este período.

En cuanto a las perspectivas de cooperación entre Marruecos y la UE, Bourita señaló que “una relación tan antigua y rica como la asociación entre Marruecos y la UE debe ser siempre ambiciosa y creativa”, y señaló que, en consecuencia, la Política Europea de Vecindad “no debe ser el límite máximo de nuestras ambiciones comunes”.

Show More

Related Articles

Close
Close