América LatinaCrónicasFeatured

LA OEA VS/ NICARAGUA Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

 

Luis Almagro Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), solicitó el miércoles 9 de junio 2021 al Consejo Permanente del organismo que suspenda la participación de Nicaragua como Estado Miembro. También, Ronald Sanders en una carta dirigida al presidente del Consejo Permanente de la OEA; como representante permanente de Antigua y Barbuda, ha demandado la realización de una reunión de « urgencia » en la que « debería considerarse la activación de los mecanismos necesarios para la aplicación a Nicaragua del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana ».

Si las gestiones diplomáticas son infructuosas, la OEA si se constata en la Asamblea General convocada para un período extraordinario de sesiones, que se ha producido una ruptura total del orden democrático tomará, sin duda, la decisión de suspender al Estado de Nicaragua gobernado por el dictador Daniel Ortega, quien en el pasado ha tenido acusaciones no solo de irrespetar los Derechos Humanos sino que de haber violado a su hijastra Zoilamérica Narváez quien denunció en 1998 los abusos de su padrastro.

Zoilamérica dijo “fui acosada y abusada sexualmente por Daniel Ortega Saavedra, desde la edad de 11 años, manteniéndose estas acciones por casi veinte años de mi vida » en su testimonio el 22 de Mayo de 1998. « Mantuve silencio durante todo este tiempo, producto de arraigados temores y confusiones derivadas de diversos tipos de agresiones que me tornaron muy vulnerable y dependiente de mi agresor »; la hijastra de Ortega nunca pudo obtener justicia en su patria pues su padrastro manejas todos los poderes del Estado, entre ellos el Poder Judicial.

La petición de Almagro se produce por la grave situación en el país centroamericano, donde el Gobierno de Daniel Ortega « se ha embarcado en los últimos días en una persecución contra líderes opositores, precandidatos a cargos de elección pública y líderes sociales y empresariales », ya que estos han sido encarcelados « sin ninguna garantía de sus derechos ni procesos judiciales », como ha denunciado el secretario general de la OEA en la misiva.

« Tan inaceptable conducta se suma a la previa existencia de presos políticos en el país, a la continua violación de los Derechos Humanos y de las libertades civiles y políticas, a la reciente aprobación de leyes que restringen aún más los derechos políticos, a la concentración del poder absoluto en el Poder Ejecutivo, en el marco del más absoluto sometimiento de los demás poderes del Estado al Gobierno », aseveró Almagro. « En Nicaragua se ha producido una alteración del orden constitucional a tenor del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana », afirmó el secretario.

De llevarse a cabo la suspensión de Nicaragua en la OEA, el país « deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Organización, en particular en materia de Derechos Humanos », según el artículo 21 de la carta, que indica también que adoptada la decisión, la OEA « mantendrá sus gestiones diplomáticas para el restablecimiento de la democracia en el Estado Miembro afectado ».

Las autoridades nicaragüenses han detenido a cuatro opositores en las últimas semanas, quienes podrían enfrentar a Ortega en las elecciones presidenciales a efectuarse en unos meses más. La primera en ser arrestada, acusada de un supuesto delito de blanqueo de dinero, fue Cristiana Chamorro, hija de la ex presidenta Violeta Barrios (1990-1997), seguida de Arturo Cruz, por « atentado contra la sociedad y los derechos del pueblo ». A ellos se les unieron en las últimas  horas Félix Madariaga y Juan Sebastián Chamorro.

La comunidad internacional ha mostrado su preocupación por la situación; la Unión Europea y países latinoamericanos como Argentina y otros se han sumado a la denuncia del acoso que tiene el gobierno de Ortega en contra de los opositores. Por otra parte, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones económicas contra cuatro ciudadanos nicaragüenses, entre los cuales está Camila Ortega Murillo, hija de los dictadores de Daniel Ortega y Rosario Murillo, también sancionada por violaciones a los derechos humanos. Rosario Murillo funge de co-presidenta, se dedica entre otras cosas a la brujería y se dice que personalmente tortura a sus compatriotas con acciones Vudú.

Para muchos el gobierno de Daniel Ortega no es una dictadura sino que un gobierno autocrático típico de Centro América. Lo que sí se sabe es que un gobierno familiar pues allí gobierna Daniel como Presidente, su esposa Rosario como vice presidenta y su hija Camila sin título oficial pero con un gran poder político y financiero. Se espera que Ortega llegue a un acuerdo con la OEA y liberalice su gobierno dejando en libertad a más de 200 presos políticos y permitiendo elecciones libres e informadas.

 

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page