América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

LA OPCION POR LOS POBRES Elias D. Galati (La Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

Elias D. Galatii, poeta argentino

Pobre es la persona que no tiene lo necesario para vivir o que lo tiene en escasez.

Las causas de la pobreza son la exclusión, la marginación, la falta de empleo productivo, el analfabetismo y los deficientes niveles de desarrollo humano entre otros, y los factores de la pobreza son aquellos que mantienen esa condición entre los hombres.

¿Por qué la opción por los pobres?

Porque es la forma de enfrentar la pobreza, con estrategias de movilización social, proyectos de desarrollo de comunidades vulnerables y justicia de género y de clase.

La otra opción es la opción por la pobreza, por la cual se sostiene el factor de pobreza con asistencialismo, subsidios, entrega de bienes, que pretenden paliar la situación pero no solucionan la pobreza de quien es pobre, ni modifican las estructuras sociales para que la distribución sea equitativa y la pobreza desaparezca.

La pobreza es una condición que ha sido internalizada en las sociedades.

Siempre hubo pobres y se considera que es así y no se puede cambiar.

Tiene que ver con las capacidades del hombre, con las prioridades de cada uno y del grupo social, pero mucho más con el alma y el corazón.

Porque la actitud es la determinante del comportamiento y está señalada por los valores, por las prioridades y por las proyecciones.

Si uno tiene una conciencia universal y la creencia del otro como factor fundamental en la vida, verá de otra manera la necesidad de su hermano.

Si en cambio la actitud es puramente personal y el deseo de vida es sólo una superación material constante, su visión será de indiferencia y hasta de cuestionamiento por no poder superar la condición de pobre.

Sin embargo la conducta del ser es consecuencia de su aprestamiento, de sus posibilidades, de lo que conoce y lo que está preparado.

El mantener el estado de pobreza durante siglos a tantas comunidades y personas, provoca un desequilibrio que hace a ambos.

A los que estén en ese estado los inhabilita para salir y buscar soluciones factibles, y a los que están del otro lado los hace insensibles y ajenos a una situación que también les compite.

En el curso de la historia muchas fueron las causas de la pobreza: la guerra, el colonialismo, la esclavitud, las invasiones, los modelos económicos, la forma de trabajo, la corrupción y la destrucción de la naturaleza.

Ya hemos sostenido que las sociedades actuales se fundan en el poder, la fama y el dinero.

Los que los poseen aumentan su poder y su riqueza usando mano de obra y recursos baratos en países pobres o en  vías de empobrecerse.

La corrupción hace que la asignación de recursos hacia servicios sociales que benefician a la población quede en manos de actores públicos o privados que la usan para su beneficio.

El reparto de la riqueza no es equitativo y genera más pobreza.

Con las consecuencias colaterales de la sequía, la erosión, la disminución de alimentos, las enfermedades y el bajo nivel económico de la población.

En realidad la opción sigue siendo la pobreza, dar lo indispensable para sobrevivir como asistencia y mantener la situación empobrecida de los individuos en beneficio de pocos.

La verdadera opción debe ser por los pobres, como personas, con la dignidad que todo ser humano tiene, y con el compromiso de restaurarle esta condición, que es una condición ab initio, que la tenemos todos de origen por nuestra condición de hombres.

¿Qué hemos optado nosotros para nuestra vida personal?

¿Qué ha optado la sociedad en la que vivimos?

¿Qué hemos hecho para que la opción sea el pobre y su restauración?

Miremos dentro de nuestro corazón, y la respuesta saldrá de aquello que hemos hecho y que hemos sido en relación a los otros, a nuestros semejantes, a la humanidad y a la tierra, que es la casa de todos.

No hay salvación posible, si no es en conjunto.

No habrá crecimiento ni mejoría sustentable, si no es para todos por igual, sin diferencias y equitativamente.

Que las diferencias sean las que busca cada cual en su modo de hacer su vida, en su manera de recorrer la existencia; no la impuesta por privilegios otorgados a castas o entenados, y que al final del camino podamos decir que hemos contribuido a hacer un mundo mejor, y una humanidad mas feliz.

Elias D. Galati

Tiempo nuevo 

Una caricia sentir

un deseo consentido

una emoción recibir

el día que fue compartido

Nada de eso has de pedir

todo es virtual, presentido

la cercanía de vivir

hoy ha desaparecido

En los tiempos por venir

no figura lo que ha sido,

mundo nuevo he de abrir

allí me siento perdido

si el amor no ha de infundir

a la vida su sentido

Elias D. Galati

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page