Antes de olvidarFeatured

La prensa y el caso Khashoggi Pornografía deontológica

Unos y otros. Uno siente una mezcla de compasión y vergüenza por los “periodistas” que trabajan por los acusados.

Invención de argumentos, calumnias, desinformación, intoxicación… Todos los ingredientes de la bajeza moral, de los antónimos de los principios éticos y un claro e inaceptable atentado contra la deontología de la noble profesión informativa.
La verdad inversa… la información con doble sentido y una manipulación primaria y primal.
Una vergüenza…
Por su parte los adversarios, moldean la información como les conviene: la gran víctima es la lo objetividad. De tal modo, ni es posible ni es fácil formar una idea del curso de la investigación o de los frustrados e infructuosos esfuerzos de poder llegar a la verdad de lo que paso a comienzos del mes en curso en la embajada saudí en Estambul.
Ankara, Riad, Washington y hasta Tel Aviv manipulan a su gusto y antojo los hilos de la realidad en un asesinato que, cada instante que pasa, se confirma de manera más fehaciente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Show More

Related Articles

Check Also

Close
Close
Close