Antes de olvidarFeatured

La prensa y el caso Khashoggi Pornografía deontológica

Unos y otros. Uno siente una mezcla de compasión y vergüenza por los “periodistas” que trabajan por los acusados.

Invención de argumentos, calumnias, desinformación, intoxicación… Todos los ingredientes de la bajeza moral, de los antónimos de los principios éticos y un claro e inaceptable atentado contra la deontología de la noble profesión informativa.
La verdad inversa… la información con doble sentido y una manipulación primaria y primal.
Una vergüenza…
Por su parte los adversarios, moldean la información como les conviene: la gran víctima es la lo objetividad. De tal modo, ni es posible ni es fácil formar una idea del curso de la investigación o de los frustrados e infructuosos esfuerzos de poder llegar a la verdad de lo que paso a comienzos del mes en curso en la embajada saudí en Estambul.
Ankara, Riad, Washington y hasta Tel Aviv manipulan a su gusto y antojo los hilos de la realidad en un asesinato que, cada instante que pasa, se confirma de manera más fehaciente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page