América LatinaCrónicasFeatured

LA SATISFACCION DEL DEBER CUMPLIDO, Elias D Galati (Argentina)

Reflexiones

 

El concepto de deber se entiende como la acción conforme a un orden

racional o a una norma.

Esta doctrina construida por los estoicos se funda en la norma de vivir según

la naturaleza y conformarse con el orden racional.

El deber recto que es perfecto y absoluto y se encuentra en el hombre sabio

y los deberes intermedios que son comunes a todos y se realizan con la ayuda

de una buena instrucción.

Para Kant el deber es la acción cumplida únicamente en vista de la ley y por

respeto a ella y tiene su valor moral no en la finalidad que debe lograrse con

ella sino en la máxima que la determina; su valor depende del objeto de la

voluntad que ha determinado esa acción, sin transferencia a la voluntad de

desear.

Entronca ese principio en la máxima oriental “que nunca tu deseo supere a

tu deber”.

El deber entonces es una especie de necesidad y una relación con los

principios.

Para Bergson el deber u obligación moral no es más que un hábito de

comportamiento de los miembros de un grupo social, que tiene la misma

intensidad y regularidad que un instinto.

¿Cuál es el deber del hombre? ¿Qué significa cumplir con nuestro deber?

Desde los confines de la historia ha surgido esta pregunta, que inquieta y

mueve al hombre.

Hay que calar muy hondo en su interior, desnudar hasta lo último su alma,

para llegar a una aproximación de aquella intuición, de aquella profunda luz

que parece iluminar su camino y su destino.

La primera emoción es el deseo, todos nos movemos en la vida por los deseos

que sentimos y aceptamos, es nuestro motor.

El deseo es una actitud personal, sólo nuestra, comienza y termina en nuestro

ser.

Si bien es cierto que el deseo se imposta en otros seres, en las cosas, en ideas

o proyectos, no necesita más que de nuestro pensamiento y nuestra voluntad.

El deber en cambio es una relación, hay alguien o algo que merece nuestra

atención y al cual de alguna manera debemos atender.

Hay una obligación que debemos cumplir, salimos de nosotros y nos

proyectamos hacia los demás, o hacia las cosas, y entablamos un puente, una

relación que nos hace deudores de nuestra acción, que encamina nuestra

voluntad y nos marca el sino.

Es una relación intrínseca al ser; desde Aristóteles es imposible sostener que

el hombre sea solitario, el hombre es un ser sociable por naturaleza, está en

sí serlo.

De esa necesidad natural surge el deber.

Si nuestras relaciones se movieran al compás de nuestro deseo, no habría

comunidad, no habría sociedad, cada uno buscaría su propia satisfacción e

ignoraría a los demás.

Naturalmente el comienzo de nuestro deber es compartir, porque

compartimos la vida, porque vamos todos en un mismo camino, recorremos

la misma existencia, y necesitamos del otro, como el otro me necesita.

La vida ata nuestro destino, todo lo que sucede nos afecta en común, y no

podemos estar al margen de ello.

Entonces las acciones y el comportamiento de todos los hombres afectan al

universo, a la naturaleza y a los demás hombres.

No importa si lo comprendemos, no importa si lo queremos, no importa si lo

deseemos, todo lo que hacemos y aun lo que sentimos está inmerso en esta

comunidad de vida, de intereses y de proyección al futuro, que es la vida del

hombre en sociedad.

Esta situación se expresa con mayor claridad en la existencia misma; nuestra

vida, nuestro origen, no es deseo ni voluntad nuestro, son otros los que han

decidido darnos la vida, y recién después como un acto secundario, comienza

nuestro recorrido.

Han querido darnos la vida, es un acto querido y querible y es la muestra del

amor, que nos traspasará durante toda nuestra existencia.

Porque queremos vivir, queremos la vida, y para lograrlo debemos querer y

sostener la vida de los demás.

Amemos la vida, amemos la naturaleza, amemos a nuestros hermanos,

compartamos con todos ellos nuestros bienes, nuestros proyectos, nuestros

ideales, deseemos el bienestar y la felicidad de todos y habremos logrado la

satisfacción del deber cumplido.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page