América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

LA SENSIBILIDAD Elías D Galati (Argentina)

Tri una infomarruecos.ma

Es la capacidad y facultad de experimentar sensaciones en cuanto función del conocimiento, y en cuanto referida a la afectividad es la facultad de experimentar sentimientos agradables o desagradables y la capacidad de gozar y de sufrid.

Es una propensión natural del hombre que tiende a la compasión y a la ternura, la calidad de sensible.

Es una función del sistema nervioso y la capacidad del organismo de recibir estímulos.

Desde la sociedad y las relaciones entre los hombres,  la sensibilidad es la  capacidad de sentir, propia de los seres animados, y la propensión natural del hombre a los afectos de compasión, humanidad y ternura.

Una persona sensible es quien recepta y permite que llegue a su interior lo que sucede a su alrededor, no sólo los estímulos sino lo que le sucede a los demás.

Por eso la sensibilidad personal, se mide de dos formas, por la capacidad de respuesta del individuo, y por la actitud esencial y primordial en su vida.

Los estímulos son permanentes y constantes, y es nuestra actitud la que los acepta o los rechaza.

Un ser sensible tenderá a recibirlos, procesarlos y ver críticamente cual debe ser su actitud ante ellos.

Pero también hay una actitud sensible, la del hombre que se inquieta, se preocupa y pone interés en lo que sucede a su alrededor y en lo que padece o preocupa a sus hermanos.

Hay una forma de ser, un comportamiento que marca las acciones y determina como es el hombre en sí mismo.

La actitud sensible, es una actitud positiva, que pretende lo mejor o quizás lo más a que se puede llegar.

Es también una actitud pacífica, armónica y benévola.

Nace desde el corazón, desde el interior del hombre y se proyecta hacia el exterior y hacia los demás.

Un ser sensible tendrá paz y armonía interior como base elemental de su forma de ser.

Cuentan que el General San Martín, ya anciano, ante el llanto inconsolable de su nieta, le dio la medalla de la batalla de Bailén.

Su hija le reprochó  por lo hecho, y él contesto,… si no sirve para calmar el llanto de una niña.

Esa actitud expresa la sensibilidad del espíritu, de quien vive en paz y armonía, y señala las prioridades, las preferencias, las cosas que verdaderamente importan en la vida, y la supremacía absoluta del ser por sobre los objetos materiales.

La prioridad del hombre, de mis hermanos, por sobre mis bienes, mis riquezas, mis logros, mis hazañas o mis triunfos.

Esta sensibilidad hoy en día, es muy escasa, y casi perdida.

Es difícil ver una actitud de preferencia hacia el ser, el otro, por sobre nuestros bienes, nuestro poder, nuestra fama.

¿Hemos perdido la verdadera sensibilidad?

Quizás somos sensibles a otras cosas.

Hay otros tesoros que se adueñan de nuestro corazón.

Cuando el ser humano ama de verdad, en el sentido del amor absoluto, como la vida acto de amor, la sensibilidad en forma de bondad, ternura y dulzura, brota a flor de piel, surge espontáneamente de sus palabras, de sus obras, de sus ideas e ideales.

Vivimos en un mundo materialista, donde todo se mensura, todo se cotiza, todo se pesa y se compara.

En esa concepción no hay sensibilidad posible.

La piel se hace inmune a lo sensible.

La mente descarta como signo de debilidad, o de caída, el sentimiento fraternal, la ternura y la bondad.

Estamos sumergidos en la vorágine del poseer, acaparar, resguardar y tener más que el otro.

Por eso deberíamos pensar ¿Qué es lo que me conmueve? ¿Cuáles son las circunstancias que pueden emocionarme hasta la alegría o las lágrimas? ¿ con quien me siento bien, puedo expresar lo que soy sin tapujos, diciendo la verdad y ser honesto?

Si soy capaz de mirar a mi hermano de frente, de aceptarlo como es y sentir con sus alegrías y sus angustias, si puede recorrer con él el camino de la existencia, sin rencores, habré comprendido y puesto en acto la sensibilidad humana como don preciado de la existencia.

Elias D. Galati

Siento

Siento en la piel

el frío que te aqueja

siento en mí alma

la alegría que se aleja

de todo aquel

cuya condición semeja

un dolor que desarma

al ser y no lo expresa

Soy tu hermano fiel

el que también reza

para encontrar la calma

la mano tender

que a la tuya aprieta

con el amor que salva

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page