Cronica desde TindufFeatured

La Tragedia de los Préstamos Africanos, o Cómo Argelia Confunde “Cerrar Cuentas” con “Cerrar Oportunidades”

¿Una estrategia equivocada?

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

En un giro sorprendente, el régimen militar argelino ha decidido cerrar las cuentas de préstamos destinados a varios países africanos, incluyendo vecinos como la Mauritania, Mali, Guinea y Niger. Según expertos, esta medida tiene el potencial de frenar la dinámica del renacimiento africano, esa magnífica iniciativa que busca impulsar el desarrollo del continente.

La decisión fue formalizada en el último número del boletín oficial argelino que expone la ley de finanzas para el nuevo año. ¿El resultado? Un grupo variopinto de naciones, desde la República del Congo hasta la tierra del tango en América Latina, se ven afectadas por la mano dura de Argelia. Parece que el régimen argelino ha decidido darle un giro a la famosa frase de « cerrar cuentas » y aplicarla de manera literal.

Esta jugada llega en un momento en el que los países costeros africanos muestran un interés creciente en la Iniciativa Atlántica Africana (IAA). Coincidentemente, también se alinea con movimientos diplomáticos como el apoyo del Yemen a la posición marroquí sobre el Sáhara y el fortalecimiento de las relaciones entre Marruecos y algunos países de la región. ¿Casualidad? No lo creo.

La hostilidad de Argelia hacia las iniciativas de desarrollo sostenible en África lideradas por Marruecos queda expuesta en esta maniobra. Por un lado, demuestra la anarquía que caracteriza al régimen militar argelino, y por otro, revela una negligencia evidente hacia las necesidades y aspiraciones de nuestro amado continente africano.

En contraste, la cooperación marroquí-africana se esfuerza por establecer un modelo de desarrollo sostenible beneficioso para todas las partes involucradas. ¡Imaginan eso, un enfoque colaborativo en lugar de cerrar cuentas y oportunidades!

El régimen militar argelino no solo ha rechazado en el pasado esta ecuación de prosperidad compartida, sino que continúa rechazándola, demostrando ser un ejemplo poco convincente en la gestión no solo de conflictos, sino también de desacuerdos unilaterales con vecinos como Marruecos.

La creación de condiciones propicias ha allanado el camino para un verdadero renacimiento africano, gracias a proyectos alineados con las habilidades emergentes de Marruecos y los recursos del continente. Marruecos, con su excepcional ejemplo, seguirá respaldando a sus hermanos africanos a través de instituciones y experiencia.

La lucha contra el renacimiento africano a través de manipulaciones basadas en la presión no es un modelo para la buena gestión de relaciones internacionales o regionales, ni una conducta apropiada que los países deberían adoptar hacia el desarrollo emergente de África. A veces, cerrar cuentas no significa ser sabio financieramente, sino simplemente torpe diplomáticamente.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page