FeaturedLas Cosas lo que son

 La Vanguardia, EFE, Aminatu Haidar y apología del terrorismo:  Dos pesos, dos medidas

 

 

 

 

 

En septiembre del año pasado el ex presidente electo de la generalitat (por los catalanes) y la inmensa parte de su gobierno asimismo electo y no autoproclamado líder de estiércol con Mlehfa por los argelinos, Carles Puigdemont, tuvo que huir a Bélgica para escapar a la cárcel.

Un poco más de un ano, Vanguardia con su habitual amnesia busca y encuentra en complicidad con EFE a una caricatura de la apología del separatismo y del terrorismo: Aminatu Haidar en desesperada búsqueda de recuperación del protagonismo de antaño.
Pero, el habito no hace el cura ni la Melhfa la saharaui…
 
 
Pero, España no tiene la desgracia de tener como vecino a Argelia.
Con una simple valoración superficial, se puede percatarse de la ingenuidad, cuando no de la imbecilidad de más de 99% de los españoles (porque fuera de España el caso no interesa a nadie ni siquiera en la potencia protectora Argelia) que opinan sobre el caso del que no tienen, como diría Alfonso Guerra, ni zorra idea: Una verdadera exhibición de morofobia gratuita, de racismo primario y de una injustificada xenofobia moral e intelectual. Y lo que es peor: Hasta EFE se precipitan a intentar a resucitar a un cadáver muerto y enterrado en ilustración de su anecdótica alineación y su sintomática ignorancia.
Pero a falta de pan, buenas son las tortas. O lo que es igual: para el Polisario y  EFE a falta de una Haidar propia “importa” Haidar del sur de Marruecos.
Así las cosas, difícilmente se puede imaginar otra Haidar en los campamentos de Tinduf o incluso en Argel. Aminatu Haidar y sus compinches separatistas aprendices son fruto de la realidad marroquí. Es la ilustración cabal y elocuente de la emergencia de una nueva conciencia, que brota de un clima de libertad, pluralismo político y democracia en el Sahara marroquí y en todo el país.
En España, cuando no se trata de los que se cree argelinos, o argelinizados (saharauis), esto se llama apología del terrorismo. Pero en Marruecos con o sin espectáculos como el de la señora Haidar y sus promotores españoles, no somos pocos los que conocemos a España y a algunos de sus sectores visceralmente anti-marroquíes.
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page