América LatinaCrónicasCulturaFeatured

LA VIDA ES POESIA Elias D Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

La vida se nos presenta delante de  nuestros ojos como proyección de nosotros mismos, porque todos los seres la llevamos.

Sentimos y comprendemos la vida a nuestro alrededor por la experiencia de estar viviéndola.

Esta experiencia nos hace diferenciar lo vivo de lo que no es, y nos permite colectar y cotejar los modos de vida de otros y de otras especies.

Hay un ajá interior, un momento en el cual se realiza la aprehensión de nuestra vida.

En el cual  entendemos que es nuestra, como un signo inexorable que la vida es para el ser.

La vida es común, pero el modo de vivirla es diferente.

O quizás no haya una vida en si misma, sino la vida de….

Sin  el sujeto viviente, ¿que seria la vida?

Entonces surge la pregunta esencial ¿que es la vida?

Es un concepto esencial en si mismo o una relación impostada en otro.

La vida no es el ser, obviamente el ser tiene vida.

Pero hay un ente, un algo que llamamos vida.

Es un concepto que puede contener muchas variantes, porque depende de la concreción de la vida en cada persona, en cada grupo, en cada comunidad  y en los diferentes periodos de su trayectoria por la existencia.

La vida la poseo, es un don, gratuito, que me hace deudor de la gracia de la vida.

No puedo negarme a la vida, mas puedo ponerle fin, a la mía, a la de los demás y a la de otros seres de la naturaleza.

Mi elección es la forma de vivirla y esa  es también mi responsabilidad.

Esa forma me hace diferente.

Soy yo porque vivo de esa manera y se me conoce por la forma en que vivo.  Porque todos vivimos de una manera particular.

Una de las formas de vivir la vida es la poesía

Ciertas personas tocadas por un don, tan inexplicable como maravilloso, que parece tuvieran un ser especial que guía su mano y pronuncia sus palabras, desarrollan su existencia dentro de un contexto poético, es decir capaz de descifrar lo indescifrable, de señalar lo ignoto, de pronunciar lo inefable, de pensar permanentemente en la trascendencia del ser, más allá de si.

Esa actitud sin embargo tiene un residuo, una pequeña porción que es común a todos los hombres.

En la naturaleza del hombre está el sentido poético, y la inclinación a ser mejor, a progresar, a lograr la felicidad, siendo ello consecuencia de ese instinto poético que todos portamos.

La poesía es especial, no es cualquier lenguaje, ni su lectura es una lectura común.

Leemos y releemos la poesía y cada vez parece la primera vez, porque nos da matices diferentes, nuevos, que surgen de nuestro interior, de nuestro yo poético que ilumina, profundiza y completa el poema.

El poeta, en la verdadera poesía, nos dice cada vez que la leemos las mismas cosas como si fuera la primera vez. Las palabras son idénticas, más la lectura y la escucha que haga de ellas, no es la misma, es nueva, es única.

Porque el poema como tal, conmociona el espíritu del lector, cada vez que lo lee, de una forma pura, prístina, nunca igualada, nunca imaginada, como si fuera la primera vez.

Qué importante es la comprensión de esta lectura, desde nosotros, desde  el análisis de nuestra vida y de nuestro ser.

Porque el cambio del significado de las mismas palabras, será como hemos cambiado nosotros, que persona somos, como hemos evolucionado, para mejor o no, en nuestra existencia.

¿Qué me dice el poema?  Ese poema que he leído de niño, de adolescente, de joven, de adulto, y quizás ahora en la senectud.

¿Qué ha provocado hoy en mí? ¿cómo ha impresionado mi alma?

La verdadera respuesta a este interrogante, si somos honestos, nos dará la pauta de cómo ha sido nuestra vida, que hemos hecho, que hemos dado, como hemos contribuido a un mundo mejor, y sobre todo si hemos sido felices y hemos hecho felices a los demas.

 

Elias D Galati

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page